Publicado en Fotogramas del vertedero, Sin categoría

Fantasmas en un tren


Se me ha acercado con la urgencia de la timidez por salvar el presente. No quería dinero, ni siquiera olía excesivamente mal. Solo necesitaba ir detrás de mí en el torno de entrada al tren. Estos otoños despiertan el lado melancólico de golpe, lo vuelven a uno especialmente empático con las causas perdidas. No suelo viajar sin automóvil, pero el tráfico a esas horas en la ciudad es pétreo, adaptado a la piel por que se circula, y me he decidido por una opción más lógica para no acudir tarde a mi cita con tan importante cliente. Tampoco debo resaltar mucho mis perdidas dotes de filántropo, solo habrá pretendido el muchacho ser amable en su camino al matadero, yo en cambio tengo un destino menos trágico, aunque también más gris por su normalidad.

Le he incluso dado un par de monedas sueltas que vagaban por mis bolsillos. En algún momento el sol que iba cayendo le ha alumbrado el rostro mientras divagaba y he visto la negritud de sus dientes, quizás una barrera defensiva atacada por la heroína y algún desamor que lo arrojaría al pozo que no tenía agua, a golpearse y no recordar el color de los cielos más azules; también en su barba huracaneada y sus ojos lúcidos tras regresar a este simulacro momentáneo de amistad. Ha estado al parecer en la cárcel, por una chiquillada de cocaína en el sitio equivocado, ha sacado pecho de su inglés mezcla de Gadir y el Peñón, y de sus logros para acceder a la Universidad. Le he ahorrado los detalles de las lindezas que hace uno luego por tener un curro y permanecer atrapado
pagando las letras de la vida de los que se afeitan. Seguramente no me habría escuchado. Dice que va a una ciudad más allá de León, siempre al Norte, como las brújulas, y le he correspondido con la sonrisa que se da a las causas perdidas que se descubren con la edad. Me he bajado en la parada anterior a la suya, deseándole éxito en tan noble empresa y con un poco de recelo al estrecharle la mano.

Apeado ya del vagón, he cogido las escaleras mecánicas sin volver la vista. El joven debe haber sido un fantasma de mi juventud, que vino solo a saludar y explicarme lo bien que van las cosas al otro lado de la opción correcta. Quizás fue él quien sintió lástima del hombre que vio, un esclavo vendido a sí mismo al precio de la condescendencia respecto a los que pensamos más débiles.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

4 comentarios sobre “Fantasmas en un tren

  1. Si existe una palabra más allá del significado de “sublime”, que no lo sé, calificaría a tu texto con ella.
    No solamente es sinceridad valiente y pura que no muchos nos atrevemos a afrontar; es ponerse en el lugar del otro y ser capaz de ser el otro. Es increíble, Kobo. Tienes un manejo del lenguaje impresionante.
    Lo único esta frase que no entiendo:”Solo necesitaba ir detrás de mí en el torno entrada al tren.” ¿Te falta un “de”?
    Por lo demás, impecable.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Viniendo de ti, el honor es doble! Por otro lado gracias por el “de” que falta, lo corrijo enseguida, así como otras cosillas más que no quedan excesivamente pulidas. Lo sublime y yo no nos llevamos muy bien, pero aspiro a aprender de los que no están en el mundo normalizado.

      Me gusta

  2. Yo no calificaría tu relato de sublime, pero sí de muchas otras cosas: atrapador, realista, humano, fluido, bien entrelazado, bien cerrado.
    Me gustó mucho.
    Te sugiero poner un poco más de cuidado al manejo de las inexorables exigencias idioma.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .