Distancia

Me corta la distancia los abrazos. Unas nubes que escupen realidad me pegan al suelo que ronca. Naima esperando se hace gigante. Yo vivo en Liliput. Como todos los padres que caminan sobre el mar y son noche.

Anuncios

Tu mirar terciopelo

La calma del hasta luego y sus no mirar atrás. La calma de la luna que refleja  nuestra niñez de globos que ríen, del beso del caramelo, de nuestro abrazar despierto. Unas hadas vienen, en las barcas guarecidas del miedo ante tu mirar terciopelo. Te vas por el río arriba a donde nace mi tiempo.... Leer más →

Esplendor mágico

Me recuesto en los adioses del olivo atardecido, por donde el gran río se hace más que anciano, mientras detiene el tiempo la ninfa del grito tan tenue como sal y ojos de esplendor mágico. Me hago recuerdo en sus inocencias de cristales, creadora del color de la infancia trepadora en el mundo taciturno, obviado... Leer más →

Manitas de aliento

Tarareo a Coltrane. Naima que sonríe con sus manitas de aliento. El Guadalquivir se ha bautizado en mis versos. Estos inviernos que apestaban a trinchera  de batalla perenne hipotecada, me han tornado la piel esmeralda, el ego  en calma, caducado los abismos, serenado los terremotos tuertos. Naima danza en la simbiosis de jazz y primaveras... Leer más →

Flores afónicas

Naima ha tocado con su fantasía la flores afónicas. Se ha hecho tan presente, que en los pasillos del pasado no quedan ni el todo bizco ni la nada absoluta. Abre su niñez de ojos asomados a mí y me hago voces de flores, otrora despojos del invierno y su aliento perenne. Ella es un... Leer más →

Esta Navidad

Esta Navidad donde la inmortalidad acude a las retinas, tocando con sus pétalos mi aire y tu viento entrelazados, nace de nuestras almas paridoras, muere en la disonancia  de los que matan en silencio. Esta Navidad de ramas  desde donde divisar el infinito a la hora de emboscadas sin armas, me susurra tu nombre, me... Leer más →

Ciudad de todas partes

Es esta ciudad de todas partes, Naima amputada como un brazo al amor, los edificios son gigantes egoístas que cortan mi paso. Así también los semáforos, el control de realemia, las aristas de las geometrías beodas y marciales, tú desde lejos llamándome en un hilo de voz inaudible para un ser tan sordo como las... Leer más →

Me naciste

Me he hecho aire para que vueles, Naima, con alitas de niña hada, las que construimos aquel día en que me naciste al abrir los ojos. Me he hecho arco iris para que seas tormenta con relámpagos que asustan de mentirijillas, o a veces sol que no madrugue los findes. Tan abrazo desde que corres... Leer más →

Me da

Me da que Naima los zapatos de Cenicienta no los va a usar, le va más ir descalza con sus pies plumas. Me da que Naima va a ser caricia sobre las asperezas con espinos. Me da que Naima va a amanecer los sueños sobre la mediocridad del asfalto. No dormiré hasta que no sea... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑