Publicado en Esmeraldas, Otro Yo, Sin categoría

Última hora

Última hora:

Esme&Kobo sustituirán al sol

que ya alumbraba poco, tienen

en el CV amplia experiencia como

hacedores de arco iris y másters

en Deslumbrología.

La oposición del partido Desamor

Y Herrumbre ha criticado prosaicamente

el nombramiento. Los socios del gobierno,

del partido Ternura Desmedida,

han dado como buena la noticia.

“La disonancia no puede actuar

en tan importante cargo” han señalado

” Los partidarios

del D&H solo quieren enchufar

a la maleza y su grisácea batuta.

Hay que tener más bemoles y sostenidos

para brillar tanto como se requiere”.

El cargo ha sido ratificado

por su majestad La Armonía.

Anuncios
Publicado en Otro Yo, Sin categoría

De serie

No sé cómo se acaban los poemarios.

No sé el límite de Otro yo.

Quizás la eternidad sea algo más adictivo

que los aprioris soñando. No sé

y le estoy cogiendo el gustillo a no saber.

Ahora me visto de Ser a todas horas,

no solo los domingos. ¡Otro yo

está tan hermosa vestida de los versos

compartidos! Me he fundido con ella,

queremos ser árbol con serpiente de serie.

No nos va a vencer ni Dios ni vende biblias

alguno. Somo otros-yoes al fin, intransferibles

y al fin sin fin, mar del que beber y regarnos…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Cuando seamos fantasmas

Cuando ya seamos fantasmas

y aún nos toquemos,

y ya al mirar atrás

la sal de las estatuas sea viento,

juzgaremos el parpadear

de los asesinos por la espalda.

Guardo las quijadas como trofeo,

tú las inundaciones y las arcas

vacías, pero superamos los zurcidos

de biblias vetustas, la tecnología

y la estupidez del Facebook.

Cuando ya seamos fantasmas,

sólo un recuerdo muy por encima,

veremos a la especie humana

metiéndose el dedo en la nariz,

no reflejada en los espejos mas

disfrazada de caínes, de evas

feministas hasta el exorcismo,

evangelistas del todo a cien,

y nosotros en el deseo irremediable

de desear no ser remedio

de paroxismos barrocos,

en la sonrisa que nos amanecerá

más aún si cabe…

Cuando seamos fantasmas ya,

pero todavía enamorados

de la dualidad a la que poder

dar la espalda…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Todos

Todos los sonidos, todos

los idiomas, todas las bocas

de todas las reencarnaciones

unidos, como la trinidad a la creencia,

como las hojas al otoño temprano,

como el cráter a las lavas

que nos sepulten en recuerdos.

Todos somos tú y yo sin pronombres,

ni adjetivos cursis, sin muerte

rimbombante y wagneriana,

sin tendencia a la nada, sin mates

serias y burguesamente racionales,

sin ropa, of course, y todo de color

de nuestro amanecer total…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Fallas

Un choque de fallas que modifica

todo el sentir. Una estación que nos aplaude,

el deseo y sus fanatismos maquillando.

Nacer para ser tú en todas mis primaveras.

El polen, el néctar, la raíz de estar vivos.

Adorar tu alma en piel de serpiente

en celo, las aguas de tu entrepierna,

el fuego no apagado por la realidad

envidiosa, tus orgasmos en cataclismos

sobre mi abundancia, el escalofrío

de la eternidad que mira absorta,

Dios orquestando el milagro

de la reencarnación y sus pactos

de seres más que humanos.

Resúmenes de te quieros desorbitando

el orden universal, los planetas

alocados derramando el semen

en la boca del amor. Nosotros, ya,

para siempre, al fin y al cabo…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Huellas de muerte

Aquí hay huellas de muerte.

Limpiaremos los recuerdos malos.

Está bien eso de existir en ti,

sin comodines.

La muerte no se va con lejía solamente.

Le haremos el conjuro ése

que encontramos en internet

cuando el amor no nos dejaba dormir:

consiste en no poder existir

más allá del amor. Ganaremos, creo,

no estoy seguro. La seguridad

está de parte de lo que no debiera ser.

Nosotros somos con los mocos pegados

y las duchas las mínimas. La eternidad

está de nuestra parte. En éste planeta

todo es más fácil. Pero recuerda:

la muerte se rinde solamente

cuando fallecemos. Es como

muy sádica. No bostezemos.

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Horizontal deseo

Estos big- bangs al oído, en horizontal

deseo, levitando sobre el tiempo presente,

con los gerundios estallando por el tú,

se oirán cuando el ocaso nos llame.

Se expanden las sonrisas

por los universos compartidos,

se zurcen los agujeros negros, se llama

a lo sublime y se le da forma humana,

en las entrepiernas del amor

tan real como pactemos con el vivir

de nuevo en gerundios florecidos.

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Nada (o menos)

Jo, qué corte infinito…

El amor midiendo y en lirios rojos.

Qué mierda de tú y después qué.

Te quiero y ya será. Pedazo Betis.

Los colmillos y la extorsión.

Gente maleja, Ojos claros.

Patriarcado en blanco y negro,

sí.

Amor enreversado de sus
rebajas,

hombre con el sí positivo, para

no variar.

Mujer. Te quiero. Lo mismo tú a mí no.

Nada. Y nada dieron, sí.

No veas lo que tenemos que aprender de Dios en los resúmenes.

Cagon en to lo que no sea amor macho.

Laforet, chiquillaaaa!Puta mierda de todo

lo que sea real…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Queríamos hacerlo

El amor es un director de destinos

severo,

más deja puertas abiertas, comer

manzanas,

ir a hacer pis en mitad de escenas

rasposas.

Me ha pillado observando al tú,

enamorado en las realidades de legañas

llenas,

con tu mal aliento de café y huraños

buenos días,

con los adioses a flor de desamor,

con la mala hierba mostrando caries

entre los escombros.

Me ha dado el sí; seré el ojo que te mira.

También el cuello que corte el filo

de tus espadas, cuando me odies

en los amaneceres de diario,

cuando descubras que mis alas

eran disfraz de los chinos,

cuando el mechero

no encienda y queme el aburrimiento

y a sus secuaces televisados.

Va a ser magnífico vivir el torbellino

de tu sangrar en mis heridas.

Hábitos de una vida consagrada

a ser inmortal,

el color de tus grisáceos silencios.

Lo mismo hasta me quieres, sin saberlo.

Y sonríes de vez en donde yo esté,

en este lado de la realidad apestosa,

con los jazmines de lo nuestro

conquistando los abismos.

Habremos vencido, porque simplemente

queríamos hacerlo.

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Olvidé

Me olvidé de los precipicios

cuando fui abismo

entre las olas que ya ni eran,

cuando dejaste de ser hermosa,

mas yo en todas tus respuestas

que balbuceara en los volcanes

de ser,  equivocados como los

cambios de espejismos, como

las cruces sin barniz, como el amor

sin impuestos ni cédulas, como

los telones que se bajan cuando

los poetas se mosquean, como

el amor que quiere más y no hay,

como los palacios sin limpiadoras,

como el infinito sin ti, mas contigo.

Como cuando ya no sé escribirte, otro yo.