Publicado en Imprescindibles

Inmenso Omeya

Ahí llega don Julio,

con su traje de humano,

el abrazo en la palabra,

flotador en el diluvio.

Florecido inmenso omeya,

con el verbo sabor calma,

con la derrota orgullosa

sembradora de las eras.

Aquí donde el presente es

corazón con ojos, todo

es Julio pujante, el revés

del invierno, bozal de oro

en el yelmo de la herrumbre

que golpea en vano, las cuitas

de sordas sombras. El allí en el aquí

vestido, desnudez del hombre Anguita.

Publicado en Imprescindibles

Fernando Simón

Hay quienes saben leer

lo inescrutable

y si Dios hace trampa.

Hay quienes en la tierra de ébano

engañan a la muerte,

los que encuentran el Dorado

cuando la tormenta

se deja domar por la caricia.

Hay Merlines que al presente

miran,

sin malicia de hombre sin sombra,

y de las gotas que suda el destino

crean Ciencia.

Hay quienes pasan de puntillas

por la Historia,

regando las auroras,

vigilantes ante la fiebre del reloj,

realidad buscando entre disfraces

de la Parca, las amapolas

oscultando, en busca de la sangre

que la primavera

respira. Hay quienes

abrazan y abarcan, quienes

cierran con llave las cajas de Pandora,

quienes saben el pronto de Dios,

quienes hacen del amor

y un prójimo el porqué del mar

acurrucado a sus olas…

Publicado en Imprescindibles

Machado

Siendo hombre a los 16,

lo demás es un marchitar la soberbia,

quise manosear los pechos

a la realidad de ásperos encajes.

Descubrí lo caduco

de la inmortalidad adolescente,

hoy callo cuando me vence

el huracán, pues caer es natural

en lo vetusto. Y marcho,

en una realidad de colinas suaves,

castellanas en el devenir del Duero

y sus hombres encallados

que el viento erosionó.

Hablo con Machado,

aquejado de la pandemia del fascismo,

mientras andamos por las aguas

y se nos pega la muerte

a ser invitada

al diluvio del affaire Dreyfus modernista,

a los grillos del patio sevillano,

al romancero de alvargonzález

que no cesa, a las Españas

mitómanas y las otras

que abuchean a Juan de Mairena

y su contrario. Inactuales,

como somos, damos esquinazo

a lo diario, a la lágrima en pañuelo

de seda,

a españolitos varios.

Y se despide D. Antonio, ahogando

su poesía en el mar de la ignorancia

y vuelvo a los 16, a la inmortalidad,

al modernismo y su arrogancia…

Publicado en Imprescindibles

Cernuda

¡Don Luis, yo tampoco quiero

ser estatua de sal!

También me nacieron en el sevillano

lodazal,

donde las bestias diurnas saludan fascistas

y el olvido habita. Inventaron

las calles que Sevilla inundan

de homófobos come flores.

Cuento, de lo incierto,

toda cosmicidad, toda cruda

tez del placer prohibido. Los olores

en la tragedia del desamor,

la inmortalidad que el Guadalquivir

trae de la Esencia de Dios.

Don Luis, ¿crece el elexir

de la poesía absoluta

en el amor que emigra,

en el amor que de piedra

moldea al invencible corazón?

Publicado en Imprescindibles

Emily

¡Cuántos zumbidos de moscas

parlanchinas

en la antesala a la cordura cegadora!

¡Cuánta piel incolora ajena a los besos

envejece encañonada

por la moral atormentada!

¡Cuántos versos vivientes

caminan, por casualidad,

sobre las aguas del tiempo

hecho hombre!

¡Cuánto atardecer, Emily,

en la esperanza del alba

que manda mesías

con gafas de sol!

Fuiste más que nadie,

más que Poesía estúpida,

más que un verbo en pasado,

más que presente balbuceante;

más que el big bang

en tu cerrar de ojos para ver mejor.

Publicado en Imprescindibles

Van Morrison

El jazz ruge en la cosmogonía

del león. Belfast 

en el té de las horas danzadas,

la luna abriendo paso entre el gris cielo.

Ojos marrones buscan amor

en el astral tiempo. Coordenadas

celtas tocan el amor sincopado.

Construyen carreteras y el escapar,

van, rítmica y vida,

desgañitando el silencio cegado

desde la Irlanda una vez tímida. 

Publicado en Imprescindibles

Hendrix

Da un paso al frente

el zurdo que vendió lo establecido

y se compró el caos.

Los pentagramas llenos de electricidad.

Jimmy en la catarsis, la verdad absoluta

en sus absolutos dedos.

Las tierras de electrones se abren

y se tragan su Fender desolada.

En la ciudad de la niebla, Clapton

sale de su lámpara a ver a Dios,

testigo es del blues más allá del blues,

del rock más allá de la conciencia,

de Hendrix más allá de Jimmy…

Publicado en Imprescindibles, Sin categoría

Coltrane

A modo de jazz

cuando la plegaria es suprema,

del saxo del gigante

se dan pasos firmes, hard, como el bebop

en el Principio. El Verbo

hecho maestría, el genio

rescatado de alta mar, ahogado

en la sepultura de heroína.

Un tren azul te lleva lejos,

donde las vanguardias

se reflejan en tu negra piel

de tenor mesiánico.

Todos los cristos arrastran cruz.

Hechas con tus manos,

las notas mágicas postran

al dios de la música

ante tu pulmón no humano.

Publicado en Imprescindibles, Sin categoría

Miles

Él pone las estrellas a la noche

si le apetece. Él dibuja

el color. Es el señor del silencio,

la negritud en forma de Dios.

Nos apunta con su sordina

y la magia abandona al truco,

el libertador del jazz, el King

of blues, el Mesías

de los milagros sonoros.

Publicado en Imprescindibles, Sin categoría

Iggy

Quisieran a la iguana enjaulada

los insectos capitalistas. Ella

pasa de largo, libre pasagera

hacia la noche punk.

Su poder,

crudo,

nos escupe. Busca y destruye

la moral de los tanques venenosos.

La iguana asesina el pop.

La iguana es el perro deseado

en lujurias. El suicidio

de la moral constante televisado

en prime time.