Julito (V)

Julito tiene una pesadilla y se despierta de un sobresalto. No sabe si se le ha escapado algún grito. Los superhéroes de los dibujos también tienen miedo a veces, pero no llaman a mamá. Él sabe que para ser uno de ellos tiene que ser valiente. Piensa en sus amigos del cole, en qué pensaría... Leer más →

Anuncios

El hombre electrónico (III)

Manolo el cabo casi no cabe en el asiento de copiloto. A su lado va cualquier guardia que había disponible y que no es muy hablador. El grueso acompañante lo mira de soslayo. -¡Ha muerto un pez gordo en Acepa! Tiempo de reacción del conductor impasible. Sigue sin decir nada escondido en sus gafas oscuras.... Leer más →

El hombre electrónico (II)

Rostros abofeteados por un sol de justicia. Los hombres fuman dentro del bar. Ninguna mujer. Ruido ensordecedor de comentaristas deportivos en pantalla. Niños que entran o salen en frenéticas carreras que a nadie inmuta. Maquilla el ambiente alguna adolescente que entra a pedir dinero a alguno de los presentes. El partido está a punto de... Leer más →

El hombre electrónico (I)

Sindicato de izquierdas. Desconchados en las paredes. También pósters varios y obreros que charlan animados. Al día siguiente hay presentación de libro y ultiman detalles. Mientras, beben cervezas y fuman. Algunos olvidaron las causas perdidas pero se dejan llevar,por el ímpetu de los jóvenes. Radio ensordecedora que recibe los insultos de los presentes. Fuera para... Leer más →

Grandes gestos

Se despidió sin grandes gestos, en un armisticio no celebrado. Ella se sintió tan derrota como si alguien pudiera haber vencido y ya entonces buscó un bálsamo en las pequeñas cosas de la resurrección forzada. Él se quedó en el punto de olvidar nombres y lugares de recuerdos que miraban con ojos asesinos y profirió... Leer más →

El libro roncador

Me despertó un roncar demasiado cercano para pertenecer a algún vecino. Encendí la luz y en la mesita de noche, una novela yacía soñándome; no ajeno a mi estupor, se despertó mirándome con ojos sin tiempo. Lo abrí y se presentó sin inmutarse. Me leía cada vez que yo respiraba deleitándose en lo absurdo de... Leer más →

Ciudades medianas

Gente que se da los buenos días al cruzarse con otras vidas. Es parte de estas ciudades medianas, pero para el desempleo y sus despojos son parte del decorado, estaban ahí para decirles que son parte aún de la realidad. Hay unos manteros sonrientes que huelen a resucitados de mar, alguien que barre las calles... Leer más →

Maldito tabaco

Cada vez que acababa un encargo seguía sintiendo esa necesidad imperiosa de fumar. En esta ocasión llevaba ya semanas sin sentirse preso del mono y la mueca de desaprobación en su propia boca fue contemplada en el espejo del baño por su yo más criminal y los ojos penetrantes del gato ya sin dueño. Se... Leer más →

Logística

Ya a estas horas después de la cena, Mario muere un poco y recuerda ese fatídico accidente. Se ve en las vueltas de campana, cada día en nuevas perspectivas, casi huele las ruedas frenando sobre el asfalto, un insignificante microsegundo en que divisó al coche a esquivar. Las enfermeras le hablan pausado y amables siempre,... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑