Publicado en Escritos

Hasta que nos muramos

No entiendo qué te pasó por la cabeza las veces que me diste falsa esperanza, ni tampoco porque hay que intentar herir a quien dices haber querido tanto.
Supongo que por los mismos motivos que me llevaron a insultarte y a sufrir de celos porque mi vida te la entregué entera y la crisis me ha dejado fuera de juego. Me jode mucho que precisamente cuando nos queríamos más tuve que volver al Infierno. No sé cómo superar esa etapa de mi vida. Aún tengo pesadillas con ello.Si hubiera ido a verte no creo que te hubieras resistido al amor. Yo tampoco. Pero la que me recogió ardiendo ya en el Purgatorio fue otra persona. Lo mismo que pasó con tu mirada, yo la destrocé y otra alma te la devolvió. Así de fácil….Acabamos tan sin respuestas que tendremos que vivir con ello hasta que nos muramos. Y es aterrador en serio, por mucho que animes a seguir, por mucho que te anime yo a ti, por mucho que nos enamoremos de otras personas muchísimo mejores que nosotros…

Anuncios
Publicado en Escritos

Ana y Carlos

Carlos es un payaso que curra en un circo. Esta noche va a actuar en mi pueblo junto a Ana, su mujer, una fantástica trapecista.

Mis amigos y yo estamos viendo cómo montan la carpa en una esplanada. Carlos y Ana tienen un hijo de 8 años, nuestra edad. Se llama Pepe y es muy simpático y buena gente como su papá y mamá. Le digo que me llamo Naima y lo invitamos a jugar al fútbol con nosotros. Mientras, los mayores siguen montando la carpa.

Pepe se sabe muchos chistes y anécdotas del mundo en el que vive. Todos reímos a carcajadas. También es muy ágil y se pone de portero durante el partido.

De pronto, de una fuerte patada al balón, uno de mis colegas lanza la pelota tan fuerte que acaba atrapada en la copa de un árbol.

-¡Tranquilos, amigos! ¡Yo subiré a por ella!- dice Pepe mientras empieza a subir por el tronco hacia la cima.

Cuando va a llegar a la pelota, se cae desde arriba y empieza a gritar de dolor. No sabemos qué hacer y algunos corremos a decírselo a sus papás. Carlos pone cara de preocupación y pena. Vemos a una triste Ana coger su móvil para llamar a una ambulancia. La gente del circo no solamente se ríe y lo pasa bien.

Nosotros al final estamos preocupados y no nos apetece ir a la función de por la noche. Luego nos enteramos que han suspendido la función para acompañar a Pepe al hospital.

Al día siguiente es lunes. Le contamos a nuestra maestra Macarena lo que ha pasado y ella organiza con nuestros papás y mamás para ir a ver a Pepe después de clase. Nos comunican que Pepe está descansando en su caravana tras escayolarle la pierna en el hospital. 

Cuando llega la tarde y entramos en la caravana donde vive, está en su camita despierto, aunque un poco serio porque no se puede mover con su pierna rota. No sabemos muy bien qué decirle para hacerle sonreír.

Pero en el circo todo puede ser magia. Carlos el payaso entra disfrazado y hace su show para Pepe y sus nuevos amiguitos. Cuando acaba todos estamos muertos de risa incluido su hijo. Entonces entra Ana vestida de trapecista y nos deja a todos asombrados con su número de circo. Al final estamos todos muy felices porque Pepe sonríe de nuevo y hemos podido ver parte del espectáculo.

Ojalá todos los niños del mundo pudieran ser felices como nosotros este lunes.

Publicado en Escritos

Julito (V)

Julito tiene una pesadilla y se despierta de un sobresalto. No sabe si se le ha escapado algún grito. Los superhéroes de los dibujos también tienen miedo a veces, pero no llaman a mamá. Él sabe que para ser uno de ellos tiene que ser valiente. Piensa en sus amigos del cole, en qué pensaría María y se intenta dormir luego de revisar bajo la cama y solo ver sus zapatillas nuevas. 
La abuela le dice a veces que no vea tanto dibujo de monstruos, pero como se duerme aunque luego lo niegue, aprovecha él para fardar en el cole. Se siente importante cuando el resto lo mira contando de qué van, porque todos tienen papás y/o mamás que prohíben ver dibujos de niños mayores y a todos les pica la curiosidad. Seguro que María estará encantada y podrá darle un beso en la mejilla. En la boca ha leído en un cuento que le regaló la novia de papá que te conviertes en rana o algo así.

Se pone un poco triste porque ese cuento se lo quitó de las manos mamá cuando supo de quién venía. Julito se quedó quieto e inmóvil en la silla del salón. Luego volvió ella y se lo devolvió dándole muchos besos. Él tuvo una sensación de que mamá ya no era maga, y que él sabría quién era el monstruo que se la había robado y la recuperaría para ella. El cuento lo esconde en su baúl secreto para que mamá no se vaya a su cuarto a llorar. El piso es pequeño y se oye todo.

Publicado en Escritos

El hombre electrónico (III)

Manolo el cabo casi no cabe en el asiento de copiloto. A su lado va cualquier guardia que había disponible y que no es muy hablador. El grueso acompañante lo mira de soslayo.
-¡Ha muerto un pez gordo en Acepa!
Tiempo de reacción del conductor impasible. Sigue sin decir nada escondido en sus gafas oscuras.
El otro continúa.
-Lo han encontrado decapitado en medio de olivos de su propiedad ¡Es inaudito un crimen en estas tierras, no recuerdo que haya habido algo así por aquí en la vida!
Manolo pregunta por un cigarrillo. Lleva 18 meses sin caer. Su compañero en el Cuerpo solo abre la ventanilla. La radio está encendida. Pronto para que nadie dé noticia alguna. Sigue de fondo, tan poco animada como el de las cuidadas manos sobre el volante. La mano derecha tiene uñas de tocador de flamenco. Manolo siempre quiso saber aunque fuera unos acordes.

No sigah con lo de mi padre, Pablo, eh un padre, zolamente eso, no hay que darle tantah vueltah a lah cosah, ¿zabeh?¿Y qué zi te ha despreciao?¿Lo h’esho yo acazo? Eh ya mu’ mayor y ziempre ha tenío que hacé también de madre, un’ombre como é, que no’staba’ducao’n la ciudá y ziempre con suh laboreh del campo…Ya, ya empiezah con lo de que éh un casique, ¡pues yo zoy zu’ija y siempre zerá’zí por musho que desprecieh el dinero!¡No creo que tenga también culpa de ezo! Ya sabíah que era mi padre anteh de que zaliéramoh, anteh de que tuh padreh y tuh hermanoh oh fuéraih a la capital, bahtante aguanto con ehtá ziempre zola ha’ta que tieneh libre y vieneh a verme, ¿no te parece? Lah cosah son de momento así, también he sufrío yo en mih carneh séh hija única y que te culpen con suh miradah porque mi santa madre muriera en el parto. Sabeh que no todoh somoh unoh fascistah redomadoh ni queremoh que todo siga iguá ¡No t’abría azeh’tao en mi vida ni tú a mí! ¡Te poneh pesadísimo con todo eso, Pablo, cariño! Ademáh, ya sabeh lo que’stoy pasando’n la rezidensia, lah monjah son unah cabronah, eh como’htáh en el ejérzito o argo peó…

Publicado en Escritos

El hombre electrónico (II)

Rostros abofeteados por un sol de justicia. Los hombres fuman dentro del bar. Ninguna mujer. Ruido ensordecedor de comentaristas deportivos en pantalla. Niños que entran o salen en frenéticas carreras que a nadie inmuta. Maquilla el ambiente alguna adolescente que entra a pedir dinero a alguno de los presentes. El partido está a punto de comenzar. Por las ventanas se vigila a la gente que pasa por la plazuela del ayuntamiento. Aparecen los primeros cubalibres. El resto bebe cerveza en vasos abandonados anárquicamente sobre la barra. Aceitunas huérfanas en platillos. Se habla de cacería o se cuentan chistes verdes. Acento andaluz opaco.

Mitad de partido. La gente se agolpa de nuevo al mostrador. Detractores y simpatizantes de los equipos en lucha se agreden a voces. Risas. Camaradería. Adolescente reggaetonero con gorra en manos entra con cara de muerte. El bullicio acicala sus nuevas al oído de su padre, viejo con cigarrillo en ristre y capataz marcial en el tajo. Los dos salen no sin miradas cómplices con algunos presentes.
El partido en su segunda parte. Algunos corren calle arriba aún achispados por la cerveza. El resto ha descendido el volumen de su perorata de sábado y solo los periodistas deportivos se oyen de fondo en el sepulcral desconcierto. Como geranios de los balcones, los rostros bronceados asoman curiosos.

Casa cuartel de cabeza de partido comarcal. Aúllan perros por calles contiguas. El cabo que pelea con el ratón del ordenador es entrado en canas y carnes. Viste bigotes clónico de guardia civil de antiguo régimen. Un compañero más joven entra en oficina donde dos acusados por violencia de género esperan. Otro guardia vigila próximo a ellos. La impresora en potencia.
-¡Manolo, una llamada para usted! -exclama el intruso guardia- ¡Es importante!
Manolo el cabo se levanta con la rapidez que le permiten sus kilos de hombre que ha pasado los sesenta inviernos.Manolo se dirige a la llamada de quién coño será el que telefonea. El joven es observado por los presuntos maltratadores. El joven los observa a su vez mientras acaba de reconocer la impresora en pantalla. Otros civiles rondan fuera discutiendo amigables de fútbol.
Manolo vuelve y saca al joven con un gesto. Mueve los labios a través de los cristales de la puerta. Los dos esposados no saben leerlos y especulan. Añora uno un cigarrillo. Ambos son tan culpables como el sistema donde los han nacido.

Publicado en Escritos

El hombre electrónico (I)

Sindicato de izquierdas. Desconchados en las paredes. También pósters varios y obreros que charlan animados. Al día siguiente hay presentación de libro y ultiman detalles. Mientras, beben cervezas y fuman. Algunos olvidaron las causas perdidas pero se dejan llevar,por el ímpetu de los jóvenes. Radio ensordecedora que recibe los insultos de los presentes.

Fuera para un coche cualquiera. Hace ruido de viejo. Miradas cómplices que hablan. Uno sale, apenas un chaval. Se dirige al auto que baja ventanilla de conductor. El chico espera mirando al interior.
– ¡Andaos con cuidao, Migue! Van a por ustedes a jierro! Van a mandá gente de Madrí pacá…

Marcha atrás y se esfuma el intruso. La gente aquí habla con los ojos definitivamente.

Alicia es guapa. Toda la estirpe de terratenientes cuyos apellidos lleva ha tenido mujeres bellísimas y hombres borrachos y violentos. La belleza es un atributo más. A ella solo le ha servido para que su inquisidor padre no le permita haber disfrutado casi del abandono de la niñez. Quiere pensar que con mamá viva habría sido diferente. Sabe en su interior que no. Ella no recuerda y se siente culpable por no poder hacerlo. Mira las fotos que la criada le guardó cuando su padre destrozado obligó a eliminar vestigios del pasado a su forma. Ve a una extraña. Una mujer de cristal con sonrisa de buen ángel.

Publicado en Escritos

Grandes gestos

Se despidió sin grandes gestos, en un armisticio no celebrado. Ella se sintió tan derrota como si alguien pudiera haber vencido y ya entonces buscó un bálsamo en las pequeñas cosas de la resurrección forzada. Él se quedó en el punto de olvidar nombres y lugares de recuerdos que miraban con ojos asesinos y profirió todas las amenazas de muerte que pudo concebir desde su desquicio al borde del acantilado.

Ella no supo cuando, mendigando por algún lugar de la tristeza, él había resbalado en una dimensión etílica propia de desenamorados terminales y golpeó su cabeza contra su propio reflejo. Se partió el mismo cuello que ella había dejado a expensas del patíbulo y alguien identificó el cadáver que habíase despedido con veneno en las maldiciones hacia su antiguo amor vital.
No sintió ella ni siquiera un mínimo afecto cuando se enteró años más tarde. Era como no haberle conocido en esta vida y se limitó a sentir una lastima impuesta básicamente por respeto al anónimo mensajero que la contemplaba esperando al menos una lágrima que no llegó.

Anciana y moribunda en el lecho de muerte se encontró años más tarde. A pesar de la sedación, supo distinguir entre los vaivenes de los sueños como aquél amor abortado de juventud se acercaba y le clavaba un cuchillo en medio del alma. Los presentes alrededor de la cama oyeron un último suspiro que sonó a sorpresa.

Publicado en Escritos

El libro roncador

Me despertó un roncar demasiado cercano para pertenecer a algún vecino. Encendí la luz y en la mesita de noche, una novela yacía soñándome; no ajeno a mi estupor, se despertó mirándome con ojos sin tiempo.

Lo abrí y se presentó sin inmutarse. Me leía cada vez que yo respiraba deleitándose en lo absurdo de la existencia. Los libros nos hacen creer que somos seres pensantes para suavizar nuestra condición trágica.

Publicado en Escritos

Ciudades medianas

Gente que se da los buenos días al cruzarse con otras vidas. Es parte de estas ciudades medianas, pero para el desempleo y sus despojos son parte del decorado, estaban ahí para decirles que son parte aún de la realidad. Hay unos manteros sonrientes que huelen a resucitados de mar, alguien que barre las calles como prisionero de su tarea, quizás una madre que regaña a retoños soñolientos y sus deseos de huir de la escuela.

El parado cumple su función de no desfallecer. No tiene nombre, no da los buenos días, ni mira a los manteros ni envidia a quienes barren. Va en su ritual diario a ver qué hay de curro en la oficina otorgada por la burocracia y descubrirá trabajo en el extranjero, donde la felicidad debe concebirse desde otras perspectivas. En el tablón de anuncios, en el ordenador coincide con otros. Hay una mujer mayor que él que le mira condescendiente desde hace semanas. Lo mismo un día se atreve a hablarle y toman un café. Otros son reflejos de su decadencia y van sin afeitar y desaliñados a ojos del sistema, tanto o más que él mismo.

Es sabido que nadie va a encontrar nada de nada. Pero es una función vital a la que aferrarse, como los buenos días o la sonrisa del mantero. En unos meses, cuando se agote el subsidio, quizás limpie calles. Para entonces habrá seguramente tomado café con la mujer que tendrá un nombre común, una vida aburrida y fumará imitando a alguna femme fatal de telenovela insufrible. Un plan mejor que la soledad de no decirle a nadie que todo es una mierda entre semana, cuando se arrastra a la dichosa oficina buscando el milagro como peregrino en su fe enfermiza.

Publicado en Escritos, Sin categoría

Maldito tabaco

Cada vez que acababa un encargo seguía sintiendo esa necesidad imperiosa de fumar. En esta ocasión llevaba ya semanas sin sentirse preso del mono y la mueca de desaprobación en su propia boca fue contemplada en el espejo del baño por su yo más criminal y los ojos penetrantes del gato ya sin dueño.

Se había lavado la sangre de las manos, limpiado minucioso como pocos cualquier pista de sus huellas digitales y dejado el cadáver sobre el sofá del salón. Desde fuera no podrían los vecinos tener sospecha alguna pues dejaría ventanas cerradas y se llevaría consigo el coche del sujeto al taller donde separaban las piezas. Había llegado andando, después de recorrer kilómetros de aceras de la monstruosa ciudad y no cometer ni la imprudencia de coger un simple bus.

El punzón que usaba a modo de arma homicida lo guardaba cuidadosamente en el bolsillo interior de la chaqueta. Era casi entretiempo y por el día no hizo frío de camino al residencial suburbio. Marchó en mangas de camisa, con la chaqueta agitándose en su fornido brazo de expresidiario.

En el talego había aprendido a ser meticuloso y no dejar cabos sueltos que ayudaran a la policía. Un error podría, como en su caso, llevarle allí por lo alocado de su comportamiento mezcla de varonil apostura y olvidos imperdonables. Decidió dejar atrás la risa adolescente y madurar de pronto, para no sentir la sensación que ahogaba su pecho encerrado entre aquellos muros nunca más.

Cuando se dio cuenta de la hora, salió sigiloso, no sin antes dar una patada al felino que maulló molesto tirando una lamparita y su propia chaqueta. Recogió sonriendo sádico vigilado por el animal huérfano, dejó coche sin frenos y lo empujó para no arrancarlo allí mismo. Luego condujo al taller, entró y se dispuso a dormir hasta el amanecer dentro del automóvil. Empezó a soñar rápidamente con paraísos que podría visitar con el dinero de este ultimo trabajito.

Pocas horas después abrieron la chirriante puerta frontal del grasiento taller y un hirsuto mecánico que no decía buenos días entró fumando.
Se despertó con la ansiedad del cigarrillo saliéndole por las orejas. Echó mano a su cajetilla y no estaba, ni tampoco el punzón. Abrió los ojos a la realidadcon terror. El bamboleo incesante tras horas de caminata había hecho que el punzón descosiera el fondo del bolsillo. El mismo en que llevaba su paquete de maldito tabaco que debía haber dejado ya hacía muchísimo, desparramado con toda probabilidad por el suelo como consecuencia de golpear al gato, y que llevaba todas las marcas de sus manazas asesinas. Atrapó en su cabeza los ojos del animal señalando con sus patitas las pruebas del delito a los agentes.