Publicado en Poemas

Sobre…

Sobre las aceras muertas,

el ahora ensimismado

contempla

su torso de furia desbocada.

Sobre el silencio que fusila

el pestañeo

de pájaros igual de obreros

que en el ayer,

oímos eructar a los fantasmas.

Sobre ti, el amor

de moribunda mano políglota,

el deseo ahorcado con la soga

de sí mismo,

la piel que el ahora nos arranca…

Publicado en Poemas

Viernes

Un viernes sin Crusoe

se apostó tu vida al 13 negro,

escupió con desprecio al arco iris,

arrancó al tiempo la arena

y se meó encima.

Un viernes sin límites

con toda la piel por tocar,

con toda vida hipnotizada,

con la gula con hambre de sueños

casi crudos.

Todas las islas para ti, viernes,

toda la nada, un mundo

en los compases donde se ahoga

el tempo, una esperanza

en silencios de redonda…

Publicado en Poemas

Malditos poetas

En suerte nos tocó

por el mal de poesía ser infectados.

Cual chamanes de emporrada mirada,

madrugamos los colores,

futurizamos el sinsentido

de la hipotecada dicha, algún

Oscar Wilde en mono de trabajo,

encontrará sentido a lamer

traseros de sombras en poder

del Todo existencial.

En suerte o no, poetas estamos,

sellamos la luna a los neófitos,

auyentamos la luz burguesa

que ilumine adoctrinamiento;

pueriles,

funambulistas sobre el abismo enmoquetado,

del circense arroyo moscas verdes

rimando en vuelo el círculo.

También aparcamos coches

en el Parnaso y sus afueras,

dejamos

que os enamoreis de poetas

henchidos de realidad de sobremesa,

los que cantan al viento

sin saber volar, o al sol de poniente

sin haberse quemado en el Averno

cien mil veces, ni haber muerto

en el cruce de balas que el desamor

dispara.

Poetas celebrando la poesía

que se escapa al veros

asomados a balcones

a saludar la muerte, nosotros,

que somos vivientes muertos,

magos del verbo y sus antídotos,

los y las azañas que el Verbo

no hizo Carne…

Publicado en Poemas

Error misericordioso

Toda la lluvia venida y por venir

quisiera,

sobre las aguas benditas

teñidas del asesinato primero.

Todos los amaneceres

en soberbia de ser quisiera

en los pasillos de las democracias.

Todas las sonrisas del amor

quisiera

dibujadas en la bala en acto,

en los párpados de la acción

bursátil, hasta en la luna

que da pie a las mareas.

Quisiera

este sopor presente

fuera de las partituras divinas,

ninguneadas por la tormenta

musculosa, noqueada ante

primaveras recalcitrantes.

Todo el tiempo habido y por haber

quisiera

sobre la derrota pesando,

sobre los hombres acaecidos,

sobre el yo en gerundio,

fútil, armado del misericordioso

error…

Publicado en Poemas

Bajo la alfombra

Bajo la alfombra

barrió el tempo de la sordidez

el calvario con mis iniciales.

Tantas veces

debo haber perdón pedido,

que no sé si vivo muerto

o resucitado en las pesadillas

edulcoradas de gris burgués.

Hay un pasillo

en todas las entrañas

de mis asesinantes yoes,

donde la Creación

ensaya descuartizaciones

del porvenir.

Bajo la alfombra

deben vivir cientos de historias

sin punto final, algunos desalojos,

todos los desamores.

Las metáforas y las colillas

se hacen pasar por sensualidad

y esperanza. Somos inmunes

al nauseabundo sabor

de la clemencia y su lencería cara.

Publicado en Poemas

Cual gaviota

Me he transformado,

como cada reencarnación,

en ola. Los ojos

ante los rompeolas cierro,

a las mujeres pensativas

mojo los pies.

Presiento la tormenta

de aliento fúnebre, la arena

que no vence la eternidad,

los niños temerosos…

Me reencarno, rumiada

por Plutón, a ser fuerza,

el sí de lo inevitable,

de la inercia, el sentido,

cual reo ante la horca,

cual gaviota ante el mar.

Publicado en Poemas

Pinceladas

De la armonía pinceladas

en tonalidad yo, hablando

a mi fantasma

en la barra del confesionario

a punto de cerrar.

Sobre los transeúntes

de sueños con letra pequeña,

el virus invisible del quehacer

diario, los semáforos,

la radiofórmula infectada

de buenismo, tú cuando te rendiste.

De las pinceladas la melodía,

y el complejo de los ricos

por ser culpables,

y la afinación a tono

con los por fusilar,

el color que inventemos

en los amaneceres del alma.

De nuestro respirar,

la sinfonía perfecta, acompasada

del danzar por el tiempo laborioso,

sobre el manto gris

de ensordecedoras afonías

y silencios de redonda.

Publicado en Poemas

Mis muertos

Me visitan

todos los muertos de mis guerras.

Algunos me han olvidado

el rostro, no así el miedo.

Otros, que me escupen dentro

del café,

son los menos. También

los hay que prefieren

inventar días de llanto torrencial

para que me estrelle

en cualquier curva dada.

Un par me da las gracias.

El que me mira en el reflejo,

con rostro descafeinado

y desconchados ojos

es el que acabará conmigo:

aún no tengo claro

a qué grupo pertenecer.

Publicado en Poemas

Pétalos

Cual tierra árida

en raíz convertido, con los años,

y el mar en fémino amanecer

en el ahora estentóreo.

Me acaricia la piedra

la corteza,

donde de mirar cariado fantasmas

vieron un torso

que fusilar. Mi yo

serpenteante, mudadas todas las pieles,

saborea la manzana.

Es tan de noche en todo mediodía

que la luz ciega, a veces,

la savia que robo a primaveras,

envidiosas de mis bolsillos

inundados de pétalos.

Publicado en Poemas

Filípica

El verso afilado

para matar a la eterna madre

de ubres marchitas. Edipo

su filípica ensaya,

chuleta tallada en el cainita brazo

que suavice adivinanzas y laberintos.

Mil padres de esperma adormecido

mueren en las bocas de la etílica danza.

Edipo en selfies

urgándose el miedo a matar espejos.

Desempolvadas preguntas retóricas

se traducen al idioma del instinto.

Disimula Edipo

con sonrisas de curva perfecta.