Publicado en Naima

Poli malo

Te ha hecho vudú,

Naima,

el tiempo puro,

libre de biblias, condimentado

de hipérboles y magias

varias. Las caderas

de tu futuro se abren paso.

Amanece la mujer

de aletargados horizontes,

y dientes ausentes, aún,

de la boca que dispara.

Un papá en arenas movedizas

te inventa un soñar de plata ,

y de puntillas,

danzas sobre el polvo

de mis recuerdos.

Una aguja de reloj

nos guiña un ojo.

La otra hace de poli malo…

Anuncios
Publicado en Bienvenida a las armas

Payés

Los ojos de mil lenguas

al unísono,

nacen al regazo

y al resucitar de payeses.

Borrados los nombres,

haceis de primaveras

un invierno sin besos,

un ataúd amoldable las calzadas.

Andaba Cataluña

sobre el Mar Suyo,

inventando alas a los sueños,

y un cuchillo en vuestro odio

degolló el caminar.

De un pueblo el lloro

se preña de mil puños en alto:

Una lengua musculosa

aprende a defenestrar;

quienes venden la noche oscura

como luz,

tartamudean…

Publicado en Poemas

Sunt

He caído

en este mismo calvario en otras vidas.

El horizonte se acicalaba

demasiado,

estaba yo abstraído

mi perfil bueno mirando,

reflejado en la alabanza

de mi yo joven.

Ahora la cruz pesa más,

gente que corre

a tu auxilio no queda. Se acaba

pronto la pubertad

y llega

la crucifixión sin avisar;

te coge de improvisto

descubriendo pegas

a los magos de la infancia.

He caído

en este mismo calvario en otras vidas.

Es consuetudinario

a los que nos dan miedo los espejos

que hacen burla, ergo sunt,

con el empeño

que robaron a mi risa.

Publicado en Naima

Mis guerras

Nos han hecho estridencia,

Naima,

y los pájaros cantan fúnebres

cuando el arco iris

nos ignora.

Nadie sabe que mi venganza

es un agujero negro

donde mis manos

arrojan pasados y decrépitas

sonrisas cínicas.

Sigue durmiendo, suavidad

de mis instintos,

te despertaré

al volver de mis guerras.

Publicado en Bienvenida a las armas

Olmos

Nos convirtieron en pezones de concebidas lobas sin mácula.

Nos enseñaron a ahogar mares.

Nos salió del instinto cómo golpear al destino sin dejar huellas.

Nos inventaron versículos del Apocalipsis con ojos de niños.

Nos armaron con el odio en los bolsillos.

Unos hombres sabios nos usaron
como gatillos de la soberbia.

Fuimos diluvio maquillado de Arca.

Perdimos el presente y en el espejo vetusto del pasado

quisimos la esencia del color.

Nos nacieron con la marca opresora y quemadores de libros.

Los hombres sabios duermen sobre cadáveres que matamos

en la inocencia de respirar cuando ellos nos lo permitieron.

Nos hicimos el traje de súbditos de la Verdad y el Tiempo. Somos

asesinos amamantados de pezones sabor luna llena.

Los lobos aúllan a la tormenta…

Publicado en Poemas

Rey del enjambre

La mujer

se embalsama en una cocina

con barrotes y una tarde

que huele a ocaso. La rima

fácil de un cantante sin garra

acompaña su hambre

de ayer,

esculpida en la doctrina

del rey del enjambre.

La mujer viste de reina

cuando el zángano memo

le abre las piernas

y le fecunda miedo.

La mujer

saca brillo a la tormenta

de la que fue rayo y lluvia,

y alimenta el arder

de su polen, luna

llena de sangre. Una barba

vigila, con ojos divinos,

donde su infinito acaba

en enjambre y sus zumbidos.

La mujer viste de obrera

en manis anti-realidad.

Roba el hombre miel al mar,

cual reloj de mil esperas.

Publicado en Poemas

La vida que hace burla

Unos grillos músicos

ensayan sus negras notas,

vertiginosas. Algún coche

pide auxilio. Romas

narices compiten; noche

de vecindario obrero dormido.

La vida que hace burla,

europeas damas con burka

en la entrepierna. Las farolas

invernan

al desperezar de la aurora.

Una muerte en cada esquina.

Solitarios borrachuzos

sin tempo, recuerdan risas

en alto. Los duros

bancos de avenidas huérfanas,

contemplan la no prisa

y la soledad hambrienta.

La vida que hace burla,

la ciudad que impone curas

a los poemas. Lobos

con nombre propio,

sedientos, células del cosmos.

Publicado en Poemas

Creta y Jauja

Moriré en una copa aguada,

justo cuando el fantasma

me pida fumarme, y arrojar

las cenizas sobre la inmensidad

de todo lo que existía

gracias a la orgía

de sabores de ti.

Moriré todas las veces

que inventes una nueva Creta

o un cáliz en Amazon

o una mano

que dibuje el existir

de un solo trazo, dulcificando

tus treguas.

Moriré cuando el deseo

me aprisione,

en el elixir del miedo

a erratas en los guiones.

En las vidas sordas

en que Creta cierre por obras,

en las heces del quiero.

Moriré en los laberintos

maquillados a la última

moda, henchidos

de fusil monocorde, suma

en explosión de jaulas

que respiro

en la tierra de no Jauja.

Publicado en Poemas

Sofá y serie

Nos caducó Dios al fin.
Su stand-by nos mastica
y luego nos vomita.
Somos obsoleto festín,
espejismo en la huída,
tongo en cualquier ring.

La piel del televisor,
comida para pájaros,
balas de la razón,
el abismo del ánimo.

Dios en stand-by,
con el vosotros 
del amáis
cual legañas de Sus ojos.

Nos tiró a la oscuridad
sin separar trapos varios,
ni destinos al azar
de hombres de barro,
sin separar la maldad
de los dientes humanos.

El mirar de la duda,
los lobos amables
en trueque de hambre,
el llorar de la lluvia…

Dios en domingo
de sofá y serie,
mirando el ombligo,
roncando vuestra muerte.

Publicado en Poemas

Canción de cuando no te quiero

Nos echaron de mil paraísos,
también de infiernos y bibliotecas,
del sabor a deseo y de armisticios,
del robo del siglo y las hipotecas.
Nos echaron del echar de menos,
de las h del echar con subterfugio,
de la melancolía y la adversidad del pero,
de la sonrisa pvc y felicidad de lujo.

Cuando estoy en modo on
y abrigo esta redención,
se pasan los “no te quiero”,
y crecen pájaros al vuelo.

Nos echaron de la hégira,
de los huracanes y el fumar,
del panal de abejas reinas,
de inundaciones del amar.
Nos echamos siestas roncas,
felicidad muda derramada,
de la mar planchamos olas,
fuimos sueño y almohadas.

Cuando en alerta por lluvias
avanzo entre diluvios varios,
ahogándome en la cordura
del nacer grises del ambos.

Canción de cuando no te quiero,
querer tener que querer
queriendo querer el ser 
que erupciona de lo eterno.