Publicado en Bienvenida a las armas

La derrota despierta

Somos la derrota despierta,

el desierto donde inventar

el medir del no tiempo presos.

Somos la voz de la cuneta

lanzando paladas al mar,

la ceguera con los ojos abiertos.

Somos el pueblo embalsamado,

la sombra robada al fantasma,

la muerte que habla de usted.

Sois el reír del sino atascado

en las dunas de la atalaya,

el diluvio nadando en la sed.

La luz vestida de ausencia,

el salmo de memoria, la boca

de la mentira, la saliva

de la garganta en penitencia,

el alud que sepulta la aurora,

la ignominia viviendo su prisa.

Anuncios
Publicado en Bienvenida a las armas

Resucitar

Difícil tarea la del verso incorrupto

la del verso de ironía cargado,

cuando

la realidad es una pantomima

embadurnada de excrementos.

Soy el moro apestoso

y el negro mantero, el maricón

de Chueca y el marxista dialéctico

de barba mal cuidada, el histrionismo

en vuestro orinal de odio y balas. Simplemente,

disparad a todas mis vidas,

será un placer resucitar

con la barricada bajo el brazo,

con la dentadura en las manos

del Verbo…


Publicado en Bienvenida a las armas

Presente

El presente VOXifera.

Entra en la fábrica. 

Hace invisibles a los obreros.

Oculta sus canas. Rejuvenece.

Los obreros mueren y crecen.

No comen.

No existen.

El fascismo se quita la máscara.

Defeca sobre el planeta.

Escupe a lo no ario.

Echa miguitas de pan.

Los obreros siguen, hambrientos,

el rastro…