Publicado en Tiempos del destierro

Se secará el deseo

Quiero que lluevas las tormentas

en mis bocas, eternas. Mantendré

el agua,

se secará el deseo.

Nos iremos a la última cena

en un Macdonalds cutre y apartado.

Querrás ahogar mis poemas de odio,

mas seré poesía tan arrogante

como la muerte segura de sí.

Nos pasearemos en calles paralelas,

lanzarás rayos que no ciegan, el vendaval

sobre la quietud del desprecio serás.

Y mis bocas a la espera de tu sueño,

para besar tu muerte y llorarte

conmigo en el regazo, ya muerto,

esparcido cual erosión caprichosa…

Anuncios
Publicado en Poemas

Mendigos terminales

Desde sus zapatos, la gente

hace como que no nos ve

en dirección al Purgatorio.

Mendigos terminales somos,

con el desamor sangrando,

las bocas de gritar en las mochilas,

el pelo cubriendo la tristeza.

Desde la otra vida alguien llama.

Quizás vayamos, quizás no.

No somos como vosotros,

marcados por el deseo o la norma.