Publicado en Poemas

Football

Yo de niño quería ser futbolista; 
vino la realidad y me partió las dos  piernas, 
por si acaso aprendía a manejar
la menos buena. Luego quise ser Ícaro, 
y Zeus se me me meó en las alas 
y mamá 
vino y las tiró a la basura porque 
así no se sale a la calle. 
Luego mamá, por si acaso había otra guerra, 
fue al mercado a comprar besos y abrazos
muy temprano, cuando casi todos sueñan 
todavía. Yo me piré cuando dieron las doce, 
porque soy un poco Cenicienta, 
a preparar cómo matar al príncipe 
de todos los putos cuentos. 
Disfruto a ratos pintando los barrotes
de mi libertad con colores de moda. 
A mamá se le cayó el alma en una alcatarilla,
camino al mercado donde dan
liebre por gato. 

Publicado en Poemas

Partido

Del penalty que quizás no fue, 

Metafísica. Fe tuerta.

Fanatismo hacia los judas.

Himnos y banderas. Brothers

in arms. En la hierba esplendor.

Goles que matan…

Publicado en Fotogramas del vertedero, Sin categoría

Pepe

El chiringuito hasta arriba disparando cervezas a mansalva a domingueros

papás que apoyan fanáticos a los equipos donde juegan sus hijos. Van

pasando eliminatorias, siempre es culpa del contrario, el arbitraje pésimo si

se pierde, los insultos como en fútbol de mayores, que se acostumbren,

¡coño! Los niños mediocres ante la presión paterna. Llega la gran final. Pepe

es bajito, pero aún así portero titular de su equipo de fútbol 7. Los demás  

quieren ser todos messis o ronaldos. Pepe era

patosillo, le va más el rollo empolloncete pero

hay que ser un machote. Papá se coloca a

ordenar su posición desde detrás de la red,

incluso discute descarado con otros. Penalty.

Lo va a parar Pepito. Se concentra. El papá que eructa un insulto al delantero.

El papá del delantero cerveza en ristre se encara al de Pepito. Las madres

avergonzadas o en el servicio. Boxeo detrás de la portería; categoría adultos

borrachuzos. Pepito se quita los guantes y se marcha al vestuario. No dice

nada a nadie. Toma decisiones propias, se empieza a hacer mayor.