Publicado en Naima

Mujer frente a la barba

Sueños de ojos abiertos

mi hija guarda en el joyero,

junto a las de ángel alas

y los ovarios del alba.

Caderas viste la niebla

cada bigote fruncido;

en la noche de la hoguera

viste la muerte del lirio.

Mi hija guarda todo miedo

que al soñar se le derrame,

y ojos les pinta a los sueños

y bocas que tengan hambre.

No tendrá miedo mi niña

a ser oro de rey Midas,

ni mujer frente a la barba

que rasure su mañana.

Publicado en Bienvenida a las armas

Losa

Mi madre era una losa

donde la posguerra se masturbaba.

Unos niños con la señal de la cruz

y la tuberculosis

el día de Reyes Magos,

levitaban sobre ella en sus juegos

de niños muertos.

Brillo le sacó mi abuela,

y unos pechos rellenos

de Nacionalcatolicismo verde aceituna,

bajo su ser losa mendigaron

en el blanco y negro del fátum

de Jovellanos y Max Aub.

A mi madre la hicieron losa

para que The Beatles

arrojaran cenizas de tabaco,

pudiera Franco ver limpieza

de los asquerosos pobres

y alguien gritara gol de las 5 Copas.

Mi madre es una losa no numerada

donde el olvido

derrama su color, y deja

la mancha y los sueños sin conjugar.

Publicado en Imprescindibles

Emily

¡Cuántos zumbidos de moscas

parlanchinas

en la antesala a la cordura cegadora!

¡Cuánta piel incolora ajena a los besos

envejece encañonada

por la moral atormentada!

¡Cuántos versos vivientes

caminan, por casualidad,

sobre las aguas del tiempo

hecho hombre!

¡Cuánto atardecer, Emily,

en la esperanza del alba

que manda mesías

con gafas de sol!

Fuiste más que nadie,

más que Poesía estúpida,

más que un verbo en pasado,

más que presente balbuceante;

más que el big bang

en tu cerrar de ojos para ver mejor.

Publicado en Bienvenida a las armas

Tacón de aguja

Hay un epílogo

en cada mujer a la que fallaron los cálculos.

Las faldas se planchan a sí mismas

cuando no dan miedo las morales.

En algún tacón de aguja

se subieron varias religiones,

lapidaron a alguna mártir,

hicieron santo a un hombre vulgar.

Hay un fin que se presigna

en cada hombre que el polvo

limpia a un útero

en el verbo del vivir. Una barba

asfixia el respirar

de las hadas en el camerino.

Hay, o no, una trama

en el teatro mundo. ¡Lástima

que no tod@s

quieran hacer de buen@!

Publicado en Poemas

Rey del enjambre

La mujer

se embalsama en una cocina

con barrotes y una tarde

que huele a ocaso. La rima

fácil de un cantante sin garra

acompaña su hambre

de ayer,

esculpida en la doctrina

del rey del enjambre.

La mujer viste de reina

cuando el zángano memo

le abre las piernas

y le fecunda miedo.

La mujer

saca brillo a la tormenta

de la que fue rayo y lluvia,

y alimenta el arder

de su polen, luna

llena de sangre. Una barba

vigila, con ojos divinos,

donde su infinito acaba

en enjambre y sus zumbidos.

La mujer viste de obrera

en manis anti-realidad.

Roba el hombre miel al mar,

cual reloj de mil esperas.

Publicado en Poemas

La esquina

Una prostituta en una esquina;

no viste más adjetivos que la noche

y sus cánticos de brothers in arms.

Una prostituta en una esquina,

adornada como se adornan las esquinas.

Un asesino que se traga las aceras;

no viste más que el deseo de ser epílogo

de los libros con el final arrancado.

Todas las aceras llevan a una esquina,

llave del infierno en silencio

de corcheas. Todas las esquinas

saben ver los ojos a la noche

cuando aplaude

la ausencia de luz.

Publicado en Bienvenida a las armas

8-M

Os arrojarán manzanas hasta que el Pecado

os llegue a la entrepierna, altivas

como la Esperanza, descendiendo

hasta la charca de las serpientes

en que ahogar toda la Historia que respiró

por sus parásitos cojones.

Cada 8 de Marzo será tan día de Eva

excomulgada

de alguna religión de moda,

que no habrá libertad para quemar

tanto sujetador-trampa,

tanto libro escrito por una barba

sensiblera, tanto miedo a sentirse

bella en las arrugas y en el salitre

de los restos del naufragio.

Seréis tantas islas desiertas llegando

a donde vive la oscuridad de ventanas cerradas,

que el colapso parará el tiempo,

lleno de caderas que rompan

las costuras de la Cruz,

al fin desahuciados los mitos, harenes

de vírgenes en extrema esclavitud…

Publicado en Poemas

Tentáculos

El bosque y sus aullidos en el armario.

Las piedras del camino amasando a golpes la muerte.

El trapecio con la red en el tejado.

Los espejos de la Biblia rompiendo la imagen.

La falda que atrae a los insectos fornidos de infierno.

Los vampiros del día mofándose del sol.

En la tele arrugada señoras con el burka cristiano.

Aún así, te atreves a salir a la vida basura,

cortando tentáculos a hombres tsunamis.

Publicado en Bienvenida a las armas

Tetas asomadas

La mujer de tetas asomadas

a mirarse el coño,

la que calza cartucheras

para llevar las armas del miedo,

la que se deja crecer las canas

y las ganas de lo que le venga en gana,

la que no le abre la puerta al estereotipo,

la que se corre en todos los deseos,

la que abrillanta su clítoris

y se ríe del desamor y su factura

sin cobrar,

esa, y no otra,

es la misma de la eterna juventud,

la que inventó el abrazo con lengua,

la que bordó los sueños al camino,

la que puso su costilla para parirte,

la que limpió el Paraíso ese famosete,

la que hace pellas porque el patriarcado

es una asignatura aburrida

del paleolítico, y ya las piedras

no están de moda

sino son para tirarlas

contra los escaparates prêt-à-porter.