Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Rumiante de sal

¡Al fin la luz!¡Al fin el calor abrasador que arroja a las sombras del
vacío inerte desde donde corremos para no tener que parar. El miedo,¡viejo amigo!, nos zancadillea a cada paso hacia la herida en carne viva rumiante de sal…

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Moral cicuta

La música se arrepiente de no ser modelada loca y prepara falsamente arrepentida el asesinato obtuso del compás, parricida a su vez del tempo sempiterno y maloliente mientras estanca las burguesas aguas de la burguesa
vida y las disfraza de podredumbre embalsamada en derredor de las iglesia de la moral cicuta de poesía en sí misma.

 

 

Foto de Lillith

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Horca

Hace días que el monstruo se me subleva y ataca mi decadencia edulcorada.
Hace días que come por inercia de mis despojos recordándome que el hombre no nace(es parido) desnudo y que la única función de la corbata es de horca para el temerario soñador.

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Tempo

La música se arrepiente de no ser modelada loca y prepara falsamente arrepentida el asesinato obtuso del compás, parricida a su vez del tempo sempiterno y maloliente mientras estanca las burguesas aguas de la burguesa vida y las disfraza de podredumbre embalsamada en derredor de las iglesias de la moral cicuta de poesía en si misma.

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Mientras

Bombas racimos explotan egoístas en el andén a todo viaje de brújulas arrepentidas en su mal hacer henchido. Hay limpieza gratis de almas mugrientas al final/ principio del vacío amarillo que tanto te molesta. Mientras, sonríes al pasar de largo/ corto la ansiedad del no saber disfrazado de yo mismo.

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Existencial

¿ De veras soy lo que quiero decir en el reflejo de latón barato?

¿ Que el latón barato es oro macizo, dices? ¿ Y tiene alma y vida el oro? ¿ Que

debajo de los adoquines no han encontrado arena? Mejor comienza por amputar

tus extremidades, límites de tu animalidad mortal y luego excarba, excarba…

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Woolf

Hemos enlozado la profundidad a casi precio de ganga, gangoso grito de capitalismo rugiente en disfraz de femme fatal. Hemos enlozado la profundidad
que inventábamos nuestra, espejo translúcido de falos enormes por donde Virginia
Woolf ahogaba su pupitre de ginebras serviles.

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

Amar

Si amar fuera subrayadamente disfrazar de fuerza la profundidad de nuestro vacío, sería defenestrado por las ventanas-ojos por las que bocabierteamos la pueril existencia. Si fuera amar odiosamente hojear fotos de la desidia perenne el mundo pararía su vagar raído. Amar es escuchar la voz de aguardiente soportando el hedor y creer haber hablado con la divinidad en carne viva.

Publicado en Diarios del poeta muerto, Sin categoría

No retorno

Ahora que iba decididamente muerto a descubrir la profundidad de la existencia, el mar se ha helado atrapándome en su no avance y no retorno. En el reflejo estratosférico he creído vislumbrar que eso es, a veces, estar vivo: permanecer callado, encallado como muerto, a la espera de un ardor que rompa el hielo en mil pedacitos de la memoria y atreverse a avanzar tímidamente sintiéndote observado.