Publicado en Poemas

Primaveras y salitre

Adiós a las paredes

que sudan primaveras y salitre.

Adiós a las mareas y su tempo

arrítmico. He matado, sí,

al Guadalquivir y sus ahogados,

he hundido sus barcos.

Adiós a la cal macilenta, a la vejez

de lo eterno. Calles empedradas

me lapidan. Un leñador

con rostro infame, leva mis anclas.

Adiós a la pubertad del cielo limpio.

En el acantilado del mañana

se encuentran las metas,

y un sino tímido de un solo ojo…

Publicado en Poemas

Pasos de cebra

He muerto 
en tantos pasos de cebra,
que la resurrección
se convirtió 
en un trámite.
Nadie me explica
por qué me siento más vivo
muerto, por qué 
el desamor tiene mi mirada,
por qué Dios es ahora 
conserje
y no deja a los obreros
por el ascensor principal.
Susceptibilidades
de sepultura, me hago cargo…

Publicado en Bienvenida a las armas

La mano zurda

Una esperanza vestida de luto y ataúdes reumáticos es España, donde los prólogos los escriben imitadores carlistas de Valle Inclán. En España hay un pájaro que vuela de memoria con los ojos arrancados por la libertad, también un toro que huele a medioevo e invierno de Guerra Civil. Las mujeres que limpian siempre, nunca hacen topless y llevan alguna caries en las bocas que no han besado nunca a alguien por amor.

En España se hace la guerra cuando nos deja el trabajo y todos llevamos quijada de burro en la mano zurda. Todos tenemos una flor que se murió de aburrimiento cuando mirábamos la tele. Hay una diosa que habla en Tele 5 con la profundidad de las faltas de ortografía y el hedor del azufre pasado en los fogones. En España nos hemos quedado sin banderas porque se las han comido los españolísimos. El cielo es azul y huérfano, llueve poco aquí…

Nos miran los fantasmas con nuestro propio ver. Cuando las barcas se hunden en las bañeras se dispara a los presentes para que no sean futuro, se les quita la piel de obreros y se pinta de moros que venían a comerse nuestro sueño de imperio.

En España tenemos un telescopio para mirar las bellezas del norte, que son rubio inmaculado como las vírgenes bajo palio. Aquí estamos siempre al sur de todo, vivimos en blanco y negro y negamos que hagan falta brújulas para encontrar el horizonte. Somos arbustos sin flores, cuyas raíces parasitan de olvido y sangre de guerras siamesas.

Publicado en Poemas

Veneno en las escamas

Necio soy

al pretender mostraros la inmortalidad,

el arco iris que emana

en las manos que se besan,

entre los que tienen esperanza,

el volar.

Necio me adoráis,

porque la nada asusta

en vuestras penúltimas cenas,

frugales, con la ambrosía

que creéis mi alimento

justo antes de mataros vestidos.

La vuelta a serpientes

os pareció óptima

para vender fruta prohibida,

para desahuciar evas putas

y adanes sumisos. No os

importa la indolencia al arrastraros

mientras

tengáis veneno en las escamas.

Publicado en Bienvenida a las armas

15-M

El 15-M
salieron a la vida manos con manicura
hecha. También manos cortadas
y amapolas mustias,
la mujer de la limpieza,
el gilipollas quita esperanzas
de alguna sucursal,
yo creyéndome decimonónico
y barricada del París sangriento.
Salimos en la tele. Nos hicimos
unos selfies y rapamos la cabeza
a la caspa. 
Salieron juglares de debajo
del asfalto y del cesto de la ropa por lavar.
¡Éramos tan cool! ¡Éramos tan revolución
como en las americanadas
que nadie ve! 
El poder se puso nervioso.
No hicieron gran cosa: nos dejaron
evolucionar. Fin.
Epílogo:
El 15-M, ¡qué tiempos aquellos!
Yo también estuve, derramándome
como la noche sobre las plazas 
donde crece el aburrimiento.
Águilas nacen en las bocas de la mentira. 

Publicado en Poemas

Inventario

En este inventario

de cadáveres esparcidos

obstruyendo

las salidas, hay pétalos

que arranqué a primaveras

cuando se maquillaban de mujer.

Hay también olas enjauladas

con la soberbia mutilada

por mi cobardía, soles repetidos

del atardecer que me pilló 

currando o en un atasco.

Hay una foto de mi fantasma,

la que rompiste

porque no encontrabas normal

ser invisible, la caja de Pandora

con marcas de las veces que la abrí,

mis venganzas haciendo burla,

tu cuerpo en algún instante,

abrazos amputados en posición

fetal, yo en varias resurrecciones

de prueba.

Lo que no aparece

es el nosotros cuando nos quisimos.

Supongo que mi yo lógico

buscará una solución de mierda

para todo. He encontrado

los ambientadores sin piernas

para huir del hedor

de mis asesinados.

Publicado en Poemas

La justicia que fusila

Quedaré agazapado tras la resaca del olvido,

donde me busque la espada herrumbrosa

sedienta de instagrames y networks

última moda. Quedaré, pues, celoso

de la velocidad del tiempo y sus cicatrices,

explotando en las trincheras

que envolvió la esperanza

y sus bromas pesadas. 

Quedaré en la carrera sin inercia,

en las afueras del lugar del asesinato,

con todas las coartadas

etiquetadas, adecentadas

por la justicia que fusila los presentes

en los laberintos en derrumbe.

Yo quise ser compositor

del canto de las sirenas,

quise ser el amanecer

de los drogadictos de la noche,

abismo sin pasamanos

donde el volar perdiera sus vértigos,

los adjetivos que no hicieran daño,

el verbo sin exhortar los destinos

del amor que se desnuda, ante 

las guerras debajo de la hipocresía

en los relámpagos…

Publicado en Escritos

Hasta que nos muramos

No entiendo qué te pasó por la cabeza las veces que me diste falsa esperanza, ni tampoco porque hay que intentar herir a quien dices haber querido tanto.
Supongo que por los mismos motivos que me llevaron a insultarte y a sufrir de celos porque mi vida te la entregué entera y la crisis me ha dejado fuera de juego. Me jode mucho que precisamente cuando nos queríamos más tuve que volver al Infierno. No sé cómo superar esa etapa de mi vida. Aún tengo pesadillas con ello.Si hubiera ido a verte no creo que te hubieras resistido al amor. Yo tampoco. Pero la que me recogió ardiendo ya en el Purgatorio fue otra persona. Lo mismo que pasó con tu mirada, yo la destrocé y otra alma te la devolvió. Así de fácil….Acabamos tan sin respuestas que tendremos que vivir con ello hasta que nos muramos. Y es aterrador en serio, por mucho que animes a seguir, por mucho que te anime yo a ti, por mucho que nos enamoremos de otras personas muchísimo mejores que nosotros…

Publicado en Bienvenida a las armas

Rostro de mediodía

Cuando el sol en alianza con los buitres

muestra rostro de mediodía,

los esclavos surgen a danzar inverosímiles

sobre las guerras. La Historia

saca lustre a unos asesinos

en detrimento de otros

que descuartizó alguna apología.

El monstruo interior se domestica.

Tragan pócimas de adoctrinamiento

los escolares. No pudieron

ver

la esperanza de los perdedores,

ni sentir su grito último,

lo prohibió el aire viciado

de la desmemoria alcoholizada.

La utopía se rompe como el cristal

que refleje mal 

al vencedor. Nunca las primaveras

dieron más flores a la Patria.

Se asfaltan los sueños perdidos.

Somos ciudades de paletos

donde la mañana esconde el Pecado

soñoliento,

hedor a Tele5, la guerra que acaba

cuando lo diga el No Muerto.


Publicado en Naima

Incoloro y silencioso

El abismo, Naima, es incoloro

y silencioso.

Algunos nacen allí. Otros lo crean.

Nadie se preguntó nunca

cuántos arcos iris puede vomitar

un padre,

cuánto gritar soportan sus piernas.

Nosotros jugábamos a ser camino, 

con los ojos abiertos,

pero la miseria sabe siempre más

y crea malahierba con ojos y dardos.