Publicado en Poemas

Trastero

Restos de metralla

sobre la incertidumbre de los umbrales.

El desamor mató mi ser a quemarropa

y mi gravedad se esparció sobre

los bancos en que te inventé,

sobre las barras de bar

en que lloré las burlas de tu fantasma,

en la estación de tren atestada de asesinos,

en las olas que erosionaron mejor

la memoria,

en el link de YouTube que siempre

daba error.

Tengo el trastero hasta arriba

de cruces. El fin cambia en este cover:

no voy a resucitar.

Publicado en Poemas

Manual de uso

Falta el manual de uso

y tengo el corazón desmontado

por estos versos fríos.

Busqué

en la brusquedad del otoño,

en los prospectos de la esperanza,

en la melodía que no se toca,

en Dylan, por supuesto,

en las palabras a medias,

en el hueco del ascensor

al Cielo, en las parábolas de Messi,

en el cuadro ladeado de mi vida.

Tendré que tirar las piezas

al cajón del olvido,

donde me desprendo

de todo lo que ya no sirve para casi nada.

Publicado en Poemas

Serpenteante

Vuelve

la piel a añorar la serpiente,

el borracho al acantilado

donde la ginebra sea fátum,

la niñez a nacer en la acera

del viejo, dubitando la esencia.

Vuelve la serpiente

a odiar toda piel, a añorar

la ginebra que transporte hacia el siempre,

al borracho que volar

quiera donde el abismo sea

la acera donde la niñez eterna

dibuje la esencia del envejecer

tardío, serpenteante, serpenteante…

Publicado en Poemas

Es la lluvia

Es la lluvia que quema.

Es la agua bendita que alcoholiza,

es el estar vigilante

defendiendo un sueño. La primavera

siamesa del invierno autista,

el coche mitológico

que nos convierta en nubes.

Es estar casada con un virus

al que la costumbre

convierta en Jesucristo.

Es finales de abril con los pájaros

arrancando ojos vetustos,

el octubre desangrándose en el ego

que siente hermosas sus invisibles carnes.

Publicado en Bienvenida a las armas

La serpiente que fuimos

Estas calles llenas

de adioses y preguntas barbilampiñas,

de lágrimas la fuente seca,

la noche de amantes,

los semáforos sin verbalización,

parecen reflejo

del silente sonreír, nacido

cuando nos baja

la marea que expulsa

nuestro levitar.

El inundar de la sequía

viene, arrastrando, como

la serpiente que fuimos,

el infierno que somos,

el Dios que inventaremos.

Los árboles cicatrizan nuestra

puñalada, parques vomitando

hojarasca, horizontes

en standby, fronteras que abren

la cerrazón. Una luna

de pechos ciegos

se desnuda en las rss.

El fantasma se viste con jirones

del deseo en nosotros individuales,

en nosotros numerados,

en nosotros armados

con la misma piedra clonada,

el mismo tropiezo que la preñe,

el mismo mar, la misma marea huérfana…

Publicado en Poemas

Malditos poetas

En suerte nos tocó

por el mal de poesía ser infectados.

Cual chamanes de emporrada mirada,

madrugamos los colores,

futurizamos el sinsentido

de la hipotecada dicha, algún

Oscar Wilde en mono de trabajo,

encontrará sentido a lamer

traseros de sombras en poder

del Todo existencial.

En suerte o no, poetas estamos,

sellamos la luna a los neófitos,

auyentamos la luz burguesa

que ilumine adoctrinamiento;

pueriles,

funambulistas sobre el abismo enmoquetado,

del circense arroyo moscas verdes

rimando en vuelo el círculo.

También aparcamos coches

en el Parnaso y sus afueras,

dejamos

que os enamoreis de poetas

henchidos de realidad de sobremesa,

los que cantan al viento

sin saber volar, o al sol de poniente

sin haberse quemado en el Averno

cien mil veces, ni haber muerto

en el cruce de balas que el desamor

dispara.

Poetas celebrando la poesía

que se escapa al veros

asomados a balcones

a saludar la muerte, nosotros,

que somos vivientes muertos,

magos del verbo y sus antídotos,

los y las azañas que el Verbo

no hizo Carne…

Publicado en Poemas

Error misericordioso

Toda la lluvia venida y por venir

quisiera,

sobre las aguas benditas

teñidas del asesinato primero.

Todos los amaneceres

en soberbia de ser quisiera

en los pasillos de las democracias.

Todas las sonrisas del amor

quisiera

dibujadas en la bala en acto,

en los párpados de la acción

bursátil, hasta en la luna

que da pie a las mareas.

Quisiera

este sopor presente

fuera de las partituras divinas,

ninguneadas por la tormenta

musculosa, noqueada ante

primaveras recalcitrantes.

Todo el tiempo habido y por haber

quisiera

sobre la derrota pesando,

sobre los hombres acaecidos,

sobre el yo en gerundio,

fútil, armado del misericordioso

error…

Publicado en Poemas

Bajo la alfombra

Bajo la alfombra

barrió el tempo de la sordidez

el calvario con mis iniciales.

Tantas veces

debo haber perdón pedido,

que no sé si vivo muerto

o resucitado en las pesadillas

edulcoradas de gris burgués.

Hay un pasillo

en todas las entrañas

de mis asesinantes yoes,

donde la Creación

ensaya descuartizaciones

del porvenir.

Bajo la alfombra

deben vivir cientos de historias

sin punto final, algunos desalojos,

todos los desamores.

Las metáforas y las colillas

se hacen pasar por sensualidad

y esperanza. Somos inmunes

al nauseabundo sabor

de la clemencia y su lencería cara.

Publicado en Poemas

Filípica

El verso afilado

para matar a la eterna madre

de ubres marchitas. Edipo

su filípica ensaya,

chuleta tallada en el cainita brazo

que suavice adivinanzas y laberintos.

Mil padres de esperma adormecido

mueren en las bocas de la etílica danza.

Edipo en selfies

urgándose el miedo a matar espejos.

Desempolvadas preguntas retóricas

se traducen al idioma del instinto.

Disimula Edipo

con sonrisas de curva perfecta.

Publicado en Poemas

La soledad de los suicidas

Te acompaña en la cena

tu yo aterrado,

misma mirada fría, traje

impoluto. Conversación

sobre el tiempo, próximo

campeón de Liga, alguna

barbaridad en boca

de populista de moda.

Te acompaña tu yo aterrado

de tu tú aterrador.

No imagináis una buena noche

con la cena fría

como la soledad de los suicidas.