Publicado en Bienvenida a las armas

Pedro

Barajar con los pies

y pretender póker de ases.

Las mangas esconden lo invisible.

A Pedro I “el incomprendido”

le ha tocado escalera de colores,

y sube y baja triunfal

a la pata coja, no sea

que pise mendigos podemitas.

Hubo una vez un pueblo

que perdonó al olvido. La partida

está trucada desde que un obrero

creyó libertad

a un palacete guardado por leones.

El Ibex eyacula sobre nuestra

prostitución esclava.

Pedro es un proxeneta asustado

de la historia. Acabaremos

con el sexo pagado.

Acabaremos con el miedo.

Acabaremos con vuestra versión de la historia.

Anuncios
Publicado en Bienvenida a las armas

Los trabajos de Hércules

El Ken se pilla la baja en lo de los trabajos de Hércules;

el Coletas Yelao de escudero narrando la tan asonante hazaña:

Matar al león de los rugidos fascistas en mes par y jueves,

acabar con la hidra y la ira de espejos donde se refleje el mañana,

capturar la verdad y que de ella coma el pueblo libre de moral,

copiar el volar de las aves que quiso matar el Sistema,

limpiar establos para encarcelar allí a la corona fetal,

torear por un sueldo de 900 con contrato por sado y cena,

robarles al Ibex lo robado, a las manzanas la serpiente,

robar las yeguas a los caballos
del fascismo todopoderoso,

prohibir ahorcar con corbatas, llevar relojes con dientes,

ser obrero de derechas, abducido por tele 5, el despertar del ogro.

Trabajos por hacer, con enamorado Coletas del reflejo Cancerbero,

un presidente de Poder disfrazado, un país con la ubres del destierro.

Publicado en Bienvenida a las armas

Los girasoles ciegos

Enterrad libros en las cunetas del olvido.

Hay una cicatriz que dignifica

el rostro adusto de los girasoles.

Nuestras manos saben hablar

el grito de los muertos.

Hay un mar sordo a los diluvios,

a la sangre de vuestro arroyo desatado.

Una esperanza desentierra la memoria hermosa.

Marchitaremos vuestro brazo en alto,

espejos del odio en posición

de ataque.

Somos girasoles ciegos,

acostumbrados a la oscuridad

y los avernos de vuestro sol,

colmillos que desperazaron

el despertar del nuevo hombre.

Publicado en Bienvenida a las armas

Carlos I de España

Carlos

nació tan desnudo como tú.

No hablaba español,

pero el poder de su mentón

obtuvo

beneplácito entre quienes

no quisieron perder la cabeza.

Llegó, vio y venció

con la fuerza, que era de fuera

pero a cuñadísimo no le ganaba

ni Cisneros, que por cierto,

o se hizo el sordo o mejor se mudó

a compartir loft con Dios.

Los borregos o súbditos,

como aún quedaba para lo del fútbol,

se cambiaron de ídolo súbitamente,

que las Germanías y los comuneros

empezaban a padecer

la metáfora del cadalso sin metáfora.

Juana, su madre, era Loca,

a secas; Carlitos veía mucho

a Dios en sus copiosas comidas,

del úrico ácido culpable era el maligno.

Era dado a todo lo malo hispano

y cabeza cuadrada, y hacía Dietas

para que le hicieran la pelota

hablando de teología

ultracatólica, aprendida de libros

escritos por ultras de la época.

Francisco I de Francia

quiso colarle un gol,

pero Carlitos era equipo de Champions,

y en Pavía le dio la del pulpo

casi sin bajar del autobús,

y se lo llevó a la capital del reino

con una ficha carísima.

Los franchutes pagaron, claro,

que estaban también necesitados

de vendehumos y lugartenientes

de Dios en la Tierra, vamos,

de dictadores con capa y parafernalia

de manumisión y chupar culos.

Cuatro guerras, cuatro

tuvo con los gabachos,

que estábamos aburridos de tanto rezo

y queríamos acción. Tras la Paz de Crepy,

tratados haberlos, habíalos,

que dinero pa tirar siempre

ha habido, total, al pueblo

un tirano u otro le traía al pairo;

estaban escondidos todos

de un Dios tenebroso

que les hacía vudú.

Luego, como le creció Martín Lutero

cual furúnculos en la fe y los turcos

que pasaban de Cristo,

pues le salieron canas de sabio

cabroncete. Ya Hernán Cortés

y Pizarro masacraron

al Spanish-like style en Ultramar,

que aquí de ultras y plus

sabemos un rato y eternidad

con patas. A los germanos príncipes

les atragantó de protestantismo

en Mühlher, y paseó sus cojones

emperadores por Europa toda.

Se cansó de repartir intolerancia

y a Yuste se retiró a que las apologías

hicieran su parte.

Tiziano lo retrató a caballo,

con la mirada puesta en Trento

mientras pasaba

de Erasmo de Rotterdam:

era más del Ajax de Cruyff…

Publicado en Bienvenida a las armas

Carola

Horas extras la esperanza

hacía, mientras

amputaron los abrazos

a la Europa de la gula infinita.

Hombres del color de la noche

vinieron a ser sepulcros

sobre olas envenenadas. Del elexir

de las patrias, se alimentan

de espejos los obreros

con pagadas vacaciones

y plusvalía al África ganada,

alimento de los camposantos.

Salvini saca sus mil pechos

a adoctrinar con leche fascista

las europas lisiadas. El tiempo

se convierte en piedra.

La verdad pierde el regazo.

Publicado en Bienvenida a las armas

A.P.R. ( Acción Poética Revolucionaria)

Una nueva lengua inventaremos,

de las canas del acomodamiento liberados

y la momificación del primer time.

Seremos

tantos poetas como bocas que besar

la esperanza aletargada, tantos

rimando en consonancia

con el silbido de los pájaros,

tantos edificios tiraremos

con la metáfora joven, la de pechos

con la vanguardia escudando,

tantas figuras retóricas desnudarán

el deseo de abrazos entre desiguales,

tanta revolución habrá en los versos

de las miradas puras,

tantas amenazas nos escupirán

los accionistas de nuestras vidas,

que la poesía crecerá

rodeada de acción de mordaz lápiz

e ingenio en la trinchera de declamación.

Debajo de los adoquines está la arena

de la playa con nosotros sepultados

por castillos. Seremos marea alta…

Publicado en Bienvenida a las armas

15 años

Hacia el norte se arrastraron unas barbas

de donde las manzanas cuelgan.

Un sinfín de penes cargados

con hímenes degollados

presumían de fuerza y sudor agrio.

Llovieron como llueven los cosmos

hartos de expansión. De sus

bocas sacaron los meteoritos

que acabaran con el color de la vida.

Un juez con el ojo guiñado, un útero

que desea el vendaval sabor muerte,

con las palabras llenas de crimen

unos tertulianos, una muchacha

que lo mismo inventó la ninfomanía

para sátiros que violan el aire

que no respiran.

15 años de cambio de piel,

de inventar nuevas manzanas,

de perder la costilla, de que

princesas no armadas

vayan solas, sin hada y sin sostén.

Publicado en Bienvenida a las armas

Carabancheles

De los libros

sepultados, el cantiflear

de bares con fútbol,

guillotina.

Revoluciones a color

en los escaparates del mundo

ingenuo. Espaldas de una España

de Abeles, hacen guardia

con el arma encasquillada.

Un espantapájaros recita

de memoria con verso gangoso,

asustada cadencia,

y como a los niños amputados

a la magia, un aplauso atroz

rompe los cristales de librerías ciegas.

España es una unidad

donde carabancheles barrios

se barren bajo alfombras

de quienes respiran oro.

El buitre que come tu corazón

enseña en Youtube

a hacer torniquetes con una mordaza.

Rivera va a publicar sus mentiras,

en un libro a juego con las cortinas

de tu jaula.

Publicado en Bienvenida a las armas

Altsasu

Un bar aterido de venganza,

unos jinetes con los caballos invisibles,

unos chavales con la juventud

manchada con la cruz de nacimiento,

un pasado de pistolas que gritaban,

un presente de Águilas al galope,

una justicia amordazada por los jueces,

un gobierno que reza en voz alta,

un país de sordos y Anas Rosas,

un ademán de clasismo,

un matar que usa corbatas afiladas,

un onanismo que presume de prepucio,

un rey que tiene cabezas

peinadas de guillotina, unos

navarros que apestaban a ETA,

unos periódicos escritos

con las heces de los machos cabríos,

unos cabrones y unas manchas

en la dignidad. Bienvenidos

a Altsasu, cárcel de barrotes

sabor españicida.