Publicado en Esmeraldas

Una vez

Envés de las hojas

tantas veces,

hoja del abismo

por escribir,

veces del envés

oculto al sol

escrito en miel

cínica. Tantas

veces yo,

tan pocas tú,

tan Dios, a veces,

el fin y su letra pequeña,

el cosmos en tus olas,

en tu dialecto árabe…

Tan poco a que aspirar

si no tú, una vez,

y soñar la regresión,

y que me desempolves

las pesadillas.

Publicado en Poemas

Señora Alicia

La señora Alicia

vende de todo en su bazar del Purgatorio:

jinetes de apocalipsis varios

con sus caballos a juego,

peleas de parejas para imitar

en casa, también en cenas

con amigos,

estufas para frío de almas asesinas,

espejismos de oasis con todo incluido,

ruegos y preguntas a Dios o sucedáneo,

huevos que no se rompen,

el saco del hombre del ídem,

bombilla para el cuarto oscuro,

libros para fascistas recalcitrantes,

helados que no se acaban,

la llave del almacén de Papá Noel,

la inocencia sin aditivos,

las guerras sin soldados ni balas,

el color de piel de todos los sabores,

arena de playa que no molesta,

los armisticios para cenas de Navidad,

discursos tediosos al son de bachata,

los volcanes con lava fría,

televisores que no mienten mucho,

la inspiración para crear el bien,

buses que no hacen esperar…

Siempre hay ofertas, abierto 24 horas

por sonrisa,

no se permiten malhumores nocivos

ni demagogos de verdad absoluta.

Muy recomendable para gente normal,

elfos y hadas con tiempo libre escaso…

Publicado en Poemas

Noviembre

A las puertas

de la Inmensidad,

unas manos octogenarias

reconocen

a sus yoes ahogados;

la Verdad con túnica

les miente.

Un río invisible

acepta barcas parásitas.

La noche duerme

con la muerte pensativa.

En la ciudad, la piedra

muestra golpes de la lluvia.

Un silencio de hombres secos

retumba

en las entrañas de Dios…

Publicado en Naima

Mis guerras

Nos han hecho estridencia,

Naima,

y los pájaros cantan fúnebres

cuando el arco iris

nos ignora.

Nadie sabe que mi venganza

es un agujero negro

donde mis manos

arrojan pasados y decrépitas

sonrisas cínicas.

Sigue durmiendo, suavidad

de mis instintos,

te despertaré

al volver de mis guerras.

Publicado en Poemas

La vida que hace burla

Unos grillos músicos

ensayan sus negras notas,

vertiginosas. Algún coche

pide auxilio. Romas

narices compiten; noche

de vecindario obrero dormido.

La vida que hace burla,

europeas damas con burka

en la entrepierna. Las farolas

invernan

al desperezar de la aurora.

Una muerte en cada esquina.

Solitarios borrachuzos

sin tempo, recuerdan risas

en alto. Los duros

bancos de avenidas huérfanas,

contemplan la no prisa

y la soledad hambrienta.

La vida que hace burla,

la ciudad que impone curas

a los poemas. Lobos

con nombre propio,

sedientos, células del cosmos.

Publicado en Poemas

Canción de cuando no te quiero

Nos echaron de mil paraísos,
también de infiernos y bibliotecas,
del sabor a deseo y de armisticios,
del robo del siglo y las hipotecas.
Nos echaron del echar de menos,
de las h del echar con subterfugio,
de la melancolía y la adversidad del pero,
de la sonrisa pvc y felicidad de lujo.

Cuando estoy en modo on
y abrigo esta redención,
se pasan los “no te quiero”,
y crecen pájaros al vuelo.

Nos echaron de la hégira,
de los huracanes y el fumar,
del panal de abejas reinas,
de inundaciones del amar.
Nos echamos siestas roncas,
felicidad muda derramada,
de la mar planchamos olas,
fuimos sueño y almohadas.

Cuando en alerta por lluvias
avanzo entre diluvios varios,
ahogándome en la cordura
del nacer grises del ambos.

Canción de cuando no te quiero,
querer tener que querer
queriendo querer el ser 
que erupciona de lo eterno.

Publicado en Naima

Ocho de siempre

Ocho de siempre

en el tiempo que respiro;

sonriendo contra la sombra invencible,

el arma letal

de tu niñez, luz que llena

de ojos mis espaldas,

me nazco de mis manos semillas,

me creo en nueve años

de caos ordenado, de aventuras

que vieron tus ojos de niñez,

Naima,

de los big bangs en la mirada.

Nueve años

con las pesadillas en paños menores,

con los allegro acentuados

de primaveral jazz.

Nueve reencarnaciones azules,

hacia tu yo futuro,

cuando yo sea ya viento

y tú el eco de mi silbar de padre

en hambre de tu abrazo…

Publicado en Naima

Inventando el color

Estaré en alguna estrella fugaz
con vistas al roncar de Dios, Naima,
para cuando te crezcan,
silenciosa y temerosa ante el temblar 
de la tormenta. Estaré 
con la capa de invisible, 
con arrugas en el mirar
y el lumbago aún por las espaldas
que el tiempo asesina porque sí.
Estaré inventando el color
en cada arco iris 
en que te acuerdes de mí, 
en cada asesinato de algún alba,
en cada adiós
que te ampute un abrazo.

Publicado en Poemas

Me amanece

Me amanece la cizaña

de la gente en erupción.

Los ladridos del vecino,

regañando a los árboles

en alopecia otoñal,

los perros declamando

odas a lo ingenuo, me resucitan.

Me amanece la cizaña,

habita en el vacío círculo

de mi yo aparcando,

de mi yo muriendo

en las penumbras de la tarde

fósil. Me amanece la noche,

y ahí ya me rindo a los infiernos:

conocen al Dios

del que me río cuando

se olvida de señalarme los caminos

menos iluminados por Su sombra.