Publicado en Naima

Ocho de siempre

Ocho de siempre

en el tiempo que respiro;

sonriendo contra la sombra invencible,

el arma letal

de tu niñez, luz que llena

de ojos mis espaldas,

me nazco de mis manos semillas,

me creo en nueve años

de caos ordenado, de aventuras

que vieron tus ojos de niñez,

Naima,

de los big bangs en la mirada.

Nueve años

con las pesadillas en paños menores,

con los allegro acentuados

de primaveral jazz.

Nueve reencarnaciones azules,

hacia tu yo futuro,

cuando yo sea ya viento

y tú el eco de mi silbar de padre

en hambre de tu abrazo…

Anuncios
Publicado en Naima

Inventando el color

Estaré en alguna estrella fugaz
con vistas al roncar de Dios, Naima,
para cuando te crezcan,
silenciosa y temerosa ante el temblar 
de la tormenta. Estaré 
con la capa de invisible, 
con arrugas en el mirar
y el lumbago aún por las espaldas
que el tiempo asesina porque sí.
Estaré inventando el color
en cada arco iris 
en que te acuerdes de mí, 
en cada asesinato de algún alba,
en cada adiós
que te ampute un abrazo.

Publicado en Poemas

Me amanece

Me amanece la cizaña

de la gente en erupción.

Los ladridos del vecino,

regañando a los árboles

en alopecia otoñal,

los perros declamando

odas a lo ingenuo, me resucitan.

Me amanece la cizaña,

habita en el vacío círculo

de mi yo aparcando,

de mi yo muriendo

en las penumbras de la tarde

fósil. Me amanece la noche,

y ahí ya me rindo a los infiernos:

conocen al Dios

del que me río cuando

se olvida de señalarme los caminos

menos iluminados por Su sombra.

Publicado en Esmeraldas

Esme

Donde la eternidad

nos acaricie,

donde hasta la desnudez

sea un adjetivo redundante,

donde

los dónde se guarden

donde las arpas mudas,

donde mis ojos sean niñez

en tus amaneceres,

unos sanlúcares de cal

y primavera

abrazada al existir,

detendrán al tiempo y la muerte.

El cielo sabrá a verde,

verde pandemia

esmeralda cual perenne

calma del Guadalquivir.

Publicado en Escritos

La droguería

Lucas siempre cierra la droguería más tarde de lo habitual. Se queda haciendo caja, colocando productos nuevos, dicen que pegándose un par de lingotazos a palo seco, y que de ahí viene su hablar casi cansino e ininteligible.
Todos le achacan en la aldea que curra para que sus sobrinos dilapiden sus ahorros en cuanto Lucas cierre los ojos. Él refunfuña y dice que no es para tanto, pero en el fondo maldice no haber tenido hijos. Se acuerda entonces de Mercedes, que murió de tuberculosis a los seis meses de novios y se pone triste.

Es noche de lluvia entre semana, no hay un solo alma por las calles, desiertas a excepción del incesante tintinear de las gotas escupidas por las canales. Lucas observa que de repente, hay un extraño acercándose hacia su establecimiento. Lucas ya es mayor para asustarse de nada y sale al encuentro de la empapada figura.

  • ¡Hola, está cerrado ya!- musita – Pero no es usted de por aquí,¿verdad? Dígame en qué puedo servirle de ayuda.

El extraño viste un chubasquero oscuro. Se quita la capucha y resulta ser una mujer joven. Hay poca luz y Lucas no lleva gafas.

  • He venido al fin por ti, Lucas. – La voz habla pausada, sin tiempos ni sobresaltos terrenales.- Tardé mucho en aprender a volver, pero eso ya no va a importar.

En el tiempo de los hombres, Lucas requiere diez minutos en recordar el timbre de Mercedes, con la misma jovialidad y alegría que cincuenta y siete años antes. La fantasmal figura dispara en el corazón del anciano que cae instantáneamente sobre las baldosas macilentas y frías como la muerte que soportan.

El mundo de los vivos se preguntará mañana por qué no había evidencias de sufrimiento alguno en el cuerpo de Lucas. Nadie vio, a través de las ventanas del pueblo, que el amor se acercaba silencioso.

Publicado en Naima

Jardinero

Un jardinero condenado

a ver de lejos

el olor de la primavera.

Una flor entre barrotes,

en la jauría de la noche humana.

Las raíces saboreando

la savia de la niñez indómita,

siendo cada vez más árbol,

menos oscuridad en círculos.

Un jardinero se atraganta

del néctar que le deja el tiempo.

Todo se silencia.

Una pesadilla atroz nos respira,

poda las semillas de nuestro

vientre, me hace mayor a Naima…

Publicado en Naima

El tú ya mujer

La fuerza del tiempo nos vence,

Naima,

su ingenio da cuerda a los relojes

y en todas mis trampas

sus agujas me hacen caer.

El cielo estará tan azul

como queramos mañana, volar

será tan fácil como nos deje

la responsabilidad del tú ya mujer.

Yo no te mostraré caminos,

ni a disparar, ni a ser mar encrespado,

ni a hablar la prosa de las corbatas,

ni siquiera a ser lluvia.

Te enseñaré a ser color del desválido,

a ser agua en cascada,

a ser risa y moco verde, a ser pedo

que interrumpa la norma,

a ser búsqueda insondable

de la no culpabilidad, a ser persona

que hable el idioma de los animales

indefensos. A ser ser

desde mi humilde esculpir

de aprendiz de ser erguido.

Publicado en Poemas

Agazapados presentes

El futuro está 

libre de impuestos y resacas.

Vivo rezando a esa utopía 

de fronteras tímidas, siniestra

biblia, ejército vestido de alba.

El futuro es como los adioses

olvidados, trenes que llegan tarde.

Llego a ninguna parte 

con los años abiertos de piernas:

pasaporte caducado, voces

del presente insultando, la guerra

indiferente, la alegría 

en el bando de los otros. 

El futuro está esperando

a mis agazapados presentes.

Publicado en Esmeraldas

Huesudas manos

Vigilan las iglesias,

con la soberbia anquilosada de las monarquías.

La piedra amarillea el recuerdo;

unas niñas que serán mujeres

en las siestas del verano,

gritan su niñez, inocencias

de estuario. Las calles

fantasmales del invierno, cuyo

murmullo es ajusticiado

por la Sanlúcar inmisericorde,

silba a los barcos pesqueros.

En la calle Ancha rugen los comercios,

mujeres en flor queriendo ser primaveras,

aprendices de hombres noche

pasean su olor a acantilado,

feministas exultantes arrancan

los bigotes al sistema, una anciana

de ninguna parte mendiga

las monedas a judas invisibles.

El mar tatúa las almas mozárabes

de tangos preñados de luz.

Músicos callejeros mantienen

el compás hasta que la piedra duerme.

Sanlúcares de niñez salobre

traen sus huesudas manos

a mecer doñanas que acechaban

vigilantes.

Publicado en Poemas

Cueva

El volcán eructa.

Cubre la lava los recovecos

donde se aman los adolescentes.

Huele a casi noche, los semáforos

se despiden en rojo, alguno en ámbar,

ninguno en verde. Un eco

repite de memoria un gospel,

el antídoto a la soledad.

Un banquero menos malo

se eterniza abrazado a su pecuniaria

pestilencia. Se hace silencio

tras el saqueo y el caos.

Algunos arrastraban felicidad

y recambios de ambientadores.

Las fotos de Instagram

recogen tan insólito evento.

Se venden entradas

para ver los cuerpos calcinados.

Hay más tecnología, pero

las mismas piedras edulcoradas.

En el periódico de mentiras tenues

vienen anuncios ofertando cuevas…