Publicado en Bienvenida a las armas

Resucitar

Difícil tarea la del verso incorrupto

la del verso de ironía cargado,

cuando

la realidad es una pantomima

embadurnada de excrementos.

Soy el moro apestoso

y el negro mantero, el maricón

de Chueca y el marxista dialéctico

de barba mal cuidada, el histrionismo

en vuestro orinal de odio y balas. Simplemente,

disparad a todas mis vidas,

será un placer resucitar

con la barricada bajo el brazo,

con la dentadura en las manos

del Verbo…


Anuncios