Publicado en Poemas

Pasos de cebra

He muerto 
en tantos pasos de cebra,
que la resurrección
se convirtió 
en un trámite.
Nadie me explica
por qué me siento más vivo
muerto, por qué 
el desamor tiene mi mirada,
por qué Dios es ahora 
conserje
y no deja a los obreros
por el ascensor principal.
Susceptibilidades
de sepultura, me hago cargo…

Anuncios
Publicado en Poemas

Mi mundo literario

En mi mundo literario
hay tantos espejos tuertos,
tantos mares en venta,
tantos buenos días ensayados
para nada,
tantos semáforos indiferentes
a la prisa del amor,
tantos olvidos durmiendo en los cajeros
de las sucursales que disparan
a matar,
tantos músicos con traje de burgueses,
tantas montañas con miedo
al precipicio, tantas
religiones buscando negocio,
tantas y tantos,
que no sé muy bien cómo
multiplicarme en tanto tonto… 

Publicado en Poemas

Ferro despierto

Soy jaula,

y los barrotes me acicalo

con quienes mato cuando nadie mira.

Soy la nada

del sofá casi adormecido

el principio o el fin, el otoño de la huída.

Cuando todos duermen

salgo a avivar el fuego.

La suerte

de las alas invento, la quimera

de los hombres libres,

la dulce espera del reo

ante rostros sin nombre de los alguaciles.

Soy. Eso es más que un lector

acomodado a unos versos

de hedor

pusilánime, ferro despierto

acuchillando el desaire

de ser solo en el espejo,

los puntos suspensivos con sangre

de las nieblas civiles…

Publicado en Poemas

¿Para qué…?

¿Para qué mis ojos,

si me ofrecéis la ceguera?

¿Para qué mis manos,

si son puñal de mil guerras?

¿Para qué mi grito,

si el acorde es afónico?

¿Para qué mis bocas,

si el mar se hace el sordo?

¿Para qué el camino,

si robais raídas brújulas?

¿Para qué el invierno,

si de mi piel florecen lunas?

Publicado en Poemas

Me amanece

Me amanece la cizaña

de la gente en erupción.

Los ladridos del vecino,

regañando a los árboles

en alopecia otoñal,

los perros declamando

odas a lo ingenuo, me resucitan.

Me amanece la cizaña,

habita en el vacío círculo

de mi yo aparcando,

de mi yo muriendo

en las penumbras de la tarde

fósil. Me amanece la noche,

y ahí ya me rindo a los infiernos:

conocen al Dios

del que me río cuando

se olvida de señalarme los caminos

menos iluminados por Su sombra.

Publicado en Poemas

Ya de mar…

Ya de mar mis pies

en ebullición colérica,

tormento de los por ahogar,

zozobra de los destinos rectos,

fuerza demoníaca

que arrastre las mazmorras

de la moral y sus hijastros.

Mis bocas ya de mar, todas,

el lenguaje del horror,

el esperanto que hasta a la muerte

asusta,

el aliento de los volcanes,

los no escrúpulos del terremoto,

los incisivos de las tormentas

irracionales.

Ya de mar mis brazos, silenciosos,

susceptibles de martillear

los sueños de las estrellas,

de ser ramas de los inviernos,

montañas de la ira amanecida.

Un mar ya absoluto, gris homogéneo

en la pulcritud de lo susceptible

de suceder, del devenir dubitativo,

de las máscaras arrancadas

a cada acto en potencia…

Publicado en Poemas

Agazapados presentes

El futuro está 

libre de impuestos y resacas.

Vivo rezando a esa utopía 

de fronteras tímidas, siniestra

biblia, ejército vestido de alba.

El futuro es como los adioses

olvidados, trenes que llegan tarde.

Llego a ninguna parte 

con los años abiertos de piernas:

pasaporte caducado, voces

del presente insultando, la guerra

indiferente, la alegría 

en el bando de los otros. 

El futuro está esperando

a mis agazapados presentes.

Publicado en Poemas

Youtubers

La conciencia me observa desde el confín del tiempo. Sobre mi puñal

descansan los epílogos. Dios es un bedel

chismoso, con próstata y amante
de los reflejos deformes.

Un par de destinos copiados al sistema vienen caminando

sobre los sueños uniformados, una mujer

de seis pechos amamanta la Trinidad, huérfana de religión estable.

Hay Verbo en las lascivas bocas
de los arrianos, un grito en la garganta

del Futuro. La Carne se arrastra
por los arrabales del Averno,

un diablo en erupción maligna anuncia el golpe de Estado

y un espectador imbécil aplaude ante las risas enlatadas. Doce

Youtubers cocainómanos montan guardia ante las puertas de la Nada.

Mi conciencia me alerta de los trucos de la Muerte. En alguna web

mi laptop inmortal encuentra su prisión spam. Me quedo en el desierto

mientras lo arreglan. 40 días solamente.

Los poemas buenos, y más si son trascendentales, no acaban en adverbios

de mierda, miedo y resurrecciones

cartón piedra.

Publicado en Poemas

Planeta Tierra

Yo era tímido aire,

os miré inventando jaulas

aprisionando el respirar.

Mis ojos son del mar

donde los barcos naufragan,

asesina de don nadies.

Yo que fui silencio

en mitad del huracán,

semifusas nerviosas disparando,

yo, que el “no pasarán”

tuve cual esencia del amando

amado, soy estruendo.

Yo en la confusión

de ser vuelo, asesinato,

locuaz pluma, la tragedia,

yo de la niebla anonimato,

dios en el espejo, senda

sin bifurcar, felicidad atroz.

Yo soy planeta Tierra,

muerte de biblias cuchillos,

eternidad y venganza.

Yo la madre de mil gritos,

vida que sabe a las guerras,

las bocas de la esperanza.

Publicado en Poemas

Los poemas durmientes

Se descomponen los poemas

durmientes

sobre los amaneceres poco hechos.

Los trucados dados del destierro

de mendicidad me visten.

Aquí y ahora, tal como balbuceas

la pueril inocencia, los lobos

vestidos de revisores del gas.

Se hunden

las bóvedas del cielo, el techo

de mis infiernos de segunda,

estos versos bizcos…

Aquí y ahora, alumbrando al sol

con la linterna del móvil,

a Dios le da por charlar atropelladamente,

el sofá se viste de camastro,

enseñando sus fauces de ataúd.

Aquí y ahora; nunca un lugar

fue tan sórdido, el tiempo tan verdugo…