Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Instinto animal

Este momento en que todos siguen sin mirar y explotas en el Big Bang de mi interior. Adquiero la noción de existir, con el instinto del animal enamorado…

Anuncios
Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Prosa y noche

Los demás no son poetizables, otro yo,

son de prosa y noche,

son del viento aquel

que rumia los reproches, rezando corriendo

a la mentira que guiña,

y descalzos nos ven con los pies cortados,

con las almas mendigas y camastros

de barro. Por eso somos rima

estamos casi vivos, nos despeina

el viento, asustamos destinos,

estamos in situ naciendo de dentro…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Al fin

Me he convertido al fin en maremoto.

Acabo con todo intento de horizonte.

Acabo porque en el fin está mi esencia.

Me he convertido en la terminación

sin epílogos. Soy el desamor que corta

los capullos que soñaran ser flor. Soy

porque necesito justificarme.

Y todo lo soy por la pureza que exudas.

A alguien debía tocarle ser el lado malo.

Afortunadamente no eras tú, otro yo.

Afortunadamente tampoco eres

un puto poema de mierda de aplauso

y medio. Lo mismo eres Dios

acariciando a un ateo recalcitrante.

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Ecuación resuelta

Me gusta observarte

entre la ciencia infinita absorta, pura,

absoluta como la fórmula que nos haga Uno,

u horizonte de naranjas tan hermosos

como cuando me haces ecuación resuelta sonriendo.

Me gusta observarte siendo la inteligencia,

la vida dedicada al placer del abrazo

al desválido, los ojos fijos en mí

pintándote con los otoños menos tristes,

con el placer, otro yo, de pertenecer a tu mundo

de cataclismos por abortar.

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Existir

Ya debías existir en alguna explosión en potencia

antes de que fuéramos acto a enamorar, otro yo.

En algún lugar de mi ser, en los agujeros negros

de las dudas, en la ocasión de matar los temores

y quemar las cruces de la ignorancia, en el condón

que no se abría, en las sábanas que amanecen al revés.

Ya debías existir porque te intuía, al acecho del te quiero

que no llega, en las nieblas de la danza en que me pisas,

en los versos donde te persigo y lo niegas, en los arcos

que borras al iris de mi reflejo, en los mares que invento

para tragármelos contigo achicando el universo a recorrer

a tu encuentro. Los caminos adjetivizados de tu esencia

solo pueden ser huellas de un te quiero, tan enorme

como disfrutar hasta de echarte de menos.

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Comodín

No nos hace falta el comodín de la inmortalidad

a medias, ni las tormentas para las reconciliaciones,

ni subrayar que soy adán y tu eva o al revés,

que la serpiente es bienvenida a casa, que los putos reyes

son para guillotinas únicamente, que la política

es una mierda peor que lo del universo que se expande.

No nos hace falta porque vivimos en la inmortalidad

de ser nosotros, con los espejos reflejando al otro-yo,

con las hadas menos cursis que en Disney, con el rock

del bueno y el jazz free libre de verdad, y los caminos

sin asfaltar y casi sin construir, y la vida con el destino

que Dios sabrá dónde lo perdimos, y a veces, solo a veces

con ganas locas de odiar todos los versos que salen

del universo paralelo que hicimos haciéndonos

antídoto a la realidad y sus colmillos de aburrimiento…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Permutan

Permutan

los socavones del camino,

que creía asfaltado y no es más

que voces del pasado escondidas,

insultando. Permutan con los días más azules,

con los días de asuntos propios, con las crisis

de los cuarenta que se vienen arriba en cualquier

despertar, en mitad del sueño contigo de hada buena.

Hasta ser montaña rusa

en el vaivén de los versos a escribir

es diferente contigo, con un montón de otros yoes

que se ríen con la misma fuerza que supone tener

el amor puro.

Descendemos besando del aire que se nos pone en medio

de nuestro mirar al otro, con tu ciencia al fin clara.

¡Tócame, conviérteme en oro! ¡Aprecia mi sabor, mi yo

esclavizado al tú, libre al fin, regazo donde mi vida

sea sueño con las combinaciones resueltas!

No repetimos, somos poetizables versos con la cadencia

por sonrisa. Somos porque existimos para el otro…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Arco de tu iris

Abrir los ojos tras las muertes

fallidas,

con la resaca de reencarnaciones

tan insípidas como los días

que amenazan lluvia;

hasta de nube ennegrecida

que pasa sin soltar lastre

eres maravillosa. La primera

vez que nací estabas mirándome,

coloreando los sabores del amor.

Me quedo.

Quizás algun día seas tormenta,

el rayo que me mate; también luego

el rocío que me regale

el amanecer con su decorado

de arco de tu iris…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

La cama de amarnos

¿ Crece el amor y echa dientes afilados,

otro yo? ¿Crece y se contempla narciso,

envejeciendo cual oscuridad de perennes

atardeceres? ¿Necesitas respuestas?

Yo pienso ser la pregunta retórica

que rime todas tus vidas con las mías.

Yo pienso estar y parecer el sol

cundo me hielen las sombras putrefactas,

la luna en las noches de tormentas,

porque sabremos de la ciencia infinita

no pasar más miedos en la soledad

de los acantilados aquí, donde pisan

los pies izquierdos del destino,

justo cuando bajemos de la cama

de amarnos, en la eternidad a medias…

Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Valles de la existencia

Me convierto en el aire

que requieran tus alas de pajarillo.

Te odio con el ceño fruncido

de águila imperial

que otea

solamente sus propios horizontes.

Cuando me condenes a ser volcán

recuerda

que ya soy lava, y el agua

que enfría la muerte

me regala algunas gotas.

Quizás soy tan viejo

como la desmemoria,

tan tácito como el jazz

de Davis, y sé que nací ya amándote,

no hay respuesta al amanecer

que sueño que seas tú, otro yo,

cuando nos reencarnemos

y sigas alumbrando los valles

de la existencia…