Publicado en Esmeraldas

Enésimos

Este enésimo fin de fiestas del año

nos lo debía la diosa Felicidad.

Esta enésima manzana con escamas

la comemos furtivos, degradados

al fin de la prisión del pijo Paraíso.

Este enésimo infinito es tan perenne

como aguanten las sonrisas.

Somos tan enésimos en todos estos fines

de prólogos estentóreos…

Anuncios
Publicado en Esmeraldas

Sidonia

Nuestro ojo 

ha abierto las compuertas.

Caleadas esencias de Medina Sidonia,

el esplendor sensual de la Janda

en besamanos perenne,

nos tutea en el hoy Omeya.

Las calles empedradas

regalándonos el instante eterno;

manos en simbiosis

hacia el sol rojizo del atardecer

en emboscada a nuestro paso

estentóreo, el amor de milenios

donde fuimos, y seremos, emperadores

de la Andalucía del color único…

Publicado en Esmeraldas

A ti

Huele el mar a ti 

en los atardeceres en que descubrí

que eras tú la puesta de sol

y pluriempleo de noche ensimismada

de estrellas. 

En los recovecos de la andalucía

que parimos de nuestras ramas,

una aurora nos deslumbra 

con los rostros del Guadalquivir

viviéndonos. Las gaviotas son aire,

las barcas vestidas de esplendor

nupcial acechan los sanlúcares,

en plena ebullición. 

Va a quedar una eternidad muy coqueta

a este lado de ser tú…

Publicado en Esmeraldas

El caminar

Me has inventado el caminar

por tu existencia. Nunca tuve un yo

con tantas olas abrillantadas.

Invisibles a la erupción de gente

que mata en las esquinas de la vida,

miro en tus ojos el envejecer:

surcando las arrugas en nuestras pieles

desnudas, el color de Sanlúcar,

El río enorme respirándonos,

manos de diez dedos, el éxtasis

de saber juntos qué hay en el horizonte.

Me has inventado el caminar.

Solo me queda ser camino de tus pasos

en el verde que alumbra todos mis yoes.

Publicado en Esmeraldas

Tan otoño

Huele a nosotros

en los sueños y en las esperanzas.

Se está haciendo tan otoño

que los árboles nos enseñan

su altivez de manos al cielo.

Huele a brisa y a viento

que agita Sanlúcar, y a caballos

de nuestro verano.

A veces somos la arena fina

de los pasos invisibles. Otras los ojos

a los que las calles empedradas

hacen el amor.

Subimos magnánimos

a gobernar la realidad

de esta tierra maquillada

de calma y paraísos. El Barrio

Alto se hace flor y nos abre

las compuertas al oler oro

y la historia amanece en nuestros actos.

Publicado en Esmeraldas

Hijo nuestro

Engañamos al Guadalquivir.

Nos salen flores verdes por las bocas

del futuro. El otoño no es hijo nuestro.

Andamos sobre las aguas porque creemos.

Sanlúcar se viste de odisea.

Mojamos nuestros talones en el río

que muere.

Los barcos son notas musicales.

Parimos el deseo.

Publicado en Esmeraldas

Disonancias

Dejemos que se cuele la disonancia

en nuestros abrazos.

Nos mantendrá enamorados, mas

con las bocas en posición de ataque.

La armonía murió en el desfiladero,

sepultada por los sordos espíritus

de la existencia pétrea. No necesito

tu amanecer a diario con sol impostado,

ni guadalquivires de caudal en calma,

ni anocheceres tomando el Barrio Alto

por sorpresa. Necesito el no brillo

de las esmeraldas descoloridas,

y alguna que otra lágrima que me purifique.

Los acordes perfectos son en las soap operas.

Nosotros la opereta nos la pasamos

por la entrepierna. Así de macarras

somos, como la disonancia y el caos.

Todo el mundo tiene amistades peligrosas.

Publicado en Esmeraldas, Sin categoría

Olas

Olas desparramadas incandescentes

por el centro, entre el gentío que navega

a la deriva del chillerío,

llegando nuestras aguas

al mercado de abastos, donde los peces

hablan, donde la vida se hace circo

y sonrisa,

donde pestañea el encantamiento

y se hace real en los tragaluces

donde la monumentalidad nos mira,

donde se encuentra el africano

con la versión guasona de la Europa

de almíbar, donde soy tan tú

que me torno verde esmeralda,

por las empedradas calles

de nuestro andalucismo de instantes

flamencos, estentóreos, inmortales.

Cada rayo de sol lleva nuestra firma,

cada plaza nos tributa un recuerdo, nos toca

el aire de los geranios que guiñan,

los jazmines de Al- Ándalus musitan

nuestro oleaje de marea alta. Nos retiramos

siendo Medinaceli, observando

el tiempo que nos aplaude

al convertirnos en la lluvia de colores

del otoño nervioso e insistente…

Publicado en Esmeraldas, Sin categoría

Virgen de la Estrella

Nos adentramos en la cosmogonía

del callejón andaluz. Milenios

nos observan; en la primavera incorruptible

los muros de Virgen de la Estrella

exudan las flores que nos llaman

acariciando nuestros nombres.

Nos convertimos en amanecer, atmósferas

del color total, el olor de los mares

en este instante de sanlúcares

que muestran los pechos del destino.

Somos porque Tartessos estallando

al nacer del ave fénix encuentra

su vuelo. Gritamos polen,

el florido verso esmeralda,

el niño que habita mis versos iluminados

de este enorme Big Bang de callejones exultantes…

Publicado en Esmeraldas, Sin categoría

Timoneles

Por San Juan vamos dándonos los ojos.

Se asoma el aplaudir a la luz del día.

Has dicho todas las palabras

de aquí al fin en una mano de brisa suave.

Unos niños corretean como azucarillos

del amor. La calle San Juan es un río

ancho, donde fluimos sin achicar,

con la inmortalidad puesta.

La Plaza del Cabildo nos sirve de puerto.

Somos muchas veces ya mar,

lluvia sutil otras, con la seguridad

de las arcas antidiluvios.

Por San Juan vamos dándonos los ojos,

timoneles del barco que arribará al nosotros…