Publicado en Poemas

El deseo por truncar

«En medio del infinito» dijo ella, él se hizo

el dormido; despertaron con olor a hipoteca.

Robaron la certidumbre a un ronco abismo

que lapidar los tiempos muertos quisiera.

Un hogar

que viste la omega

con ropas de alfa

al amar.

Viagra y cuarto al amor en viernes, colonia

de frasco caro, jazz de saldo, cubiertos

en ristre, el cansancio de llamar a las olas

de usted, el deseo atiborrado de desierto.

Un hogar

que moja los pies

en el revés

del mal.

Adosado en arenas estáticas y un siempre

en horas bajas que al sábado condena

al polvete sin gemidos. El amor miente;

mira al reloj de las lunas en gangrena.

Un hogar

cuenta abrazos

y pies náufragos

en alta mar.

«En el infinito del medio» quiso quizás decir,

tras cena devoradora de ínfimos ahorros.

Crucifixión del «sí, quiero» en la hora feliz,

el infinito que muere en mitad del cosmos.

Un hogar

con los besos

trucados y el deseo

por truncar.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.