Publicado en Naima

11

11.

Y nos reencarnamos en el viento

donde las cometas vuelan,

en el guiño del ojo que llora,

en la bandera que arde.

11, y de pronto somos 2,

porque la suma importa

para soplar y nacer el vuelo,

para mirar el arco iris tras la lluvia,

para hacer caminos donde nadie

sea extranjero.

11 y nos amanecen manos

que acarician, que tocan la tonada

que los ciegos no oyen, que resuelven

el enigma de ser para ser manos.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.