Publicado en Bienvenida a las armas

Ojos que vean

Días tan manchados de estadística y pájaros afónicos

como vidas repetidas, siempre en lunes

y casi visperas de martes y 13.

Nos gustaría secuestrar al tiempo,

engullir días de adoctrinamiento,

descubrir el sol sin mascarilla.

Viene una nueva marcialidad,

virtual,  como toda realidad-ficción,

donde el toque de queda

muera de coronavirus y las planchas

solo existan en las fotos,

a los fusilamientos les quiten el cadáver

y las pistolas, a las cruces

el sufrimiento y masculinidad.

Días sumergidos en agua bendita,

borracheras de noche sobre el asfalto,

música de buses  hacia los infiernos vip.

Un hombre compilado, un ser sin mácula

de esencias, un robot

que se repare a sí mismo.

Días tan limpios de humanidad

vienen, evitando la caricia

y el ungüento, que unos ojos

que vean será un poema prohibido.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .