Publicado en Bienvenida a las armas

La peste negra

La peste nos miró.

Unos se encararon,

the first ones en subir fotos

a la madre Instagram.

Otros, lamedores de telebasura,

vaciaron sus almas de escrúpulo

e inteligencia,

llenaron los frigos para aprobar

el test de paz en la guerra

con políticos con preocupación

de Photoshop.

La peste nos miró y quizás

se vaya con la indiferencia

de los que mueren. Un repartidor

de mierdas varias se ha caído

en el grito de histeria colectiva;

nos hemos quedado

sin pizza para la última cena

y las sucesivas .

La peste será entrevistada

en horas de máxima audiencia.

La peste nos quiere, es buena…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Un comentario sobre “La peste negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .