Publicado en Esmeraldas

Al mar que nos observa

Se asoma, cual niña

a la dimensión de los sórdidos adultos,

Sanlúcar al mar que nos observa.

Muros llenos de primavera en legañas,

la ciudad enseña sus lechosa ubres

y las aguas murmuran, lascivas.

Sabe el salitre dónde acaba

esta eternidad de sexo estentóreo,

dónde el futuro de los hombres
árabes,

dónde el orgasmo del cosmos andaluz.

El mar es un ojo, centinela

de todo lo por pasar. Sanlúcar

peina sus olas, lo amansa…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.