Publicado en Poemas

Señora Alicia


La señora Alicia

vende de todo en su bazar del Purgatorio:

jinetes de apocalipsis varios

con sus caballos a juego,

peleas de parejas para imitar

en casa, también en cenas

con amigos,

estufas para frío de almas asesinas,

espejismos de oasis con todo incluido,

ruegos y preguntas a Dios o sucedáneo,

huevos que no se rompen,

el saco del hombre del ídem,

bombilla para el cuarto oscuro,

libros para fascistas recalcitrantes,

helados que no se acaban,

la llave del almacén de Papá Noel,

la inocencia sin aditivos,

las guerras sin soldados ni balas,

el color de piel de todos los sabores,

arena de playa que no molesta,

los armisticios para cenas de Navidad,

discursos tediosos al son de bachata,

los volcanes con lava fría,

televisores que no mienten mucho,

la inspiración para crear el bien,

buses que no hacen esperar…

Siempre hay ofertas, abierto 24 horas

por sonrisa,

no se permiten malhumores nocivos

ni demagogos de verdad absoluta.

Muy recomendable para gente normal,

elfos y hadas con tiempo libre escaso…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “Señora Alicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .