Publicado en Poemas

Diablos digeribles


El diablo coge el bus en mi misma parada.

Habla tan poco como el resto, e igualmente

ahorra en buenos días y en dar tabaco.

Con el rabillo del ojo

juzga a todos, perpretando

asaltos definitivos al podium

de la escalera social.

Quizás, agradecería

una avería, un accidente

y llegar tarde al Infierno,

ser invisible y prescindible.

Libre de cuernos, rabo y azufre

en el día a día, todos somos

diablos digeribles.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .