Publicado en Poemas

Creta y Jauja


Moriré en una copa aguada,

justo cuando el fantasma

me pida fumarme, y arrojar

las cenizas sobre la inmensidad

de todo lo que existía

gracias a la orgía

de sabores de ti.

Moriré todas las veces

que inventes una nueva Creta

o un cáliz en Amazon

o una mano

que dibuje el existir

de un solo trazo, dulcificando

tus treguas.

Moriré cuando el deseo

me aprisione,

en el elixir del miedo

a erratas en los guiones.

En las vidas sordas

en que Creta cierre por obras,

en las heces del quiero.

Moriré en los laberintos

maquillados a la última

moda, henchidos

de fusil monocorde, suma

en explosión de jaulas

que respiro

en la tierra de no Jauja.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .