Publicado en Esmeraldas

La piedra llamando


La piedra llamando musculosa,

arropada de mediodía.

Acechan parásitos vientos

en la gula de Historia moribunda.

Sanlúcar habla estentórea; el eco

de la tragedia flamenca se enraíza

en la cal

donde habitan fantasmas.

Unos guardianes del mar

suben con ojos tormenta. Huelen

las primaveras que bostezan

con sus manos salitres.

Noche presagia una gaviota,

y los pescaores del versículo

humilde asienten, con el saber

que nadie atrapó en los libros.

Atardece la piedra un sol lánguido;

las ramas de andaluces nómadas,

se sienten libres esclavizados

a los océanos inmortales.

Anuncios

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “La piedra llamando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.