Publicado en Poemas

Salvajes sin reglas


Me he urgado en los cuarenta

con la pala de ocultar asesinandos.

Ha salido del cajón que chirría,

un abismo que apesta a gabardina

con el dobladillo cocido a máquina.

También una escalera que di por perdida

en alguna vida apostada al rojo

demasiado tímido.

Será más fácil alcanzar las estrellas

del firmamento, dejarlas impolutas

un par de veces cada cierta eternidad.

En el super venden cervezas

de marca blanca muy exquisita:

a la tercera has pasado al universo colindante.

También salieron unas fotos,

pero no debo ser yo, se me ve

demasiado feliz. Un carné

de un partido de izquierdas

cuando tenía pelo largo

y una mirada preñada de esperanzas.

Es complicado explicar, éramos

unos salvajes sin reglas, pensábamos

que el arco iris era de todos.

Normal que prohibieran los abismos.

Anuncios

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.