Publicado en Escritos

El sofá salmón (III)


Hacia la tarde no pudo despegarse del sofá. Carlos lo achacó a un amago de infarto, a los kilos que pesaban mucho más desde que Ana lo había dejado. Cerró los ojos e intentó no alarmarse. Cuando horas después se despertó sobresaltado sus piernas no tenían vellos. El salmón del sofá y sus extremidades eran el mismo. 

Ana regresó dos semanas más tarde. Entró temerosa de otro encontronazo, pero en el salón solo estaban el sofá y la tele encendida. Olía fatal en el fregadero, seguramente de restos podridos de comida basura. Quizás Carlos había decidido largarse también, pero conociéndolo como lo conocía desechó rápidamente tal idea. 

Esperó tendida en la cama a que apareciese. Con sueño atrasado de noches en vela consiguió dormir unas horas, hasta que gritos lejanos de auxilio la sobresaltaron. Parecían venir del salón donde su marido hipotecaba su juventud mientras veía estupideces en la caja tonta. Allí no había nadie. 

Días después llamó a la policía. O Carlos era un bastardo sin corazón, cosa impensable para ella, o le había sucedido algo mientras salía a comprar sus adictivas bazofias. No encontraron nada. Salió en televisión. Recolectaron dinero en un número de cuenta. Las hipótesis apuntaban a que quizás se había muerto de un ataque cardíaco y caído a algún lugar desconocido, a lo peor inhóspito . El olor de su cuerpo en descomposición no tardaría en alarmar al vecindario. 

Ana se quedó en casa de sus padres de nuevo mientras la policía vigilaba la entrada de la casa. Meses más tarde abandonaron tan extraña búsqueda: no faltaba dinero en sus cuentas, no encontraron cuerpo, nadie había visto a un gordo aquejado de alopecia por ningún lado. 

Tocaba regresar al mundo real. Ana entró en el piso. Cenó algo rápido en la cocina. Sus padres y amigos la agotaron a preguntas en el teléfono. Se sentó en el salón, tal como su marido solía hacer. La mujer de Carlos notó como el sofá , incómodo asiento donde los hubiera,  pedía ayuda. Descubrió en la lejana voz, mientras el terror se apoderaba de su ser, el timbre chillón de su orondo marido.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.