Publicado en Bienvenida a las armas

La derrota despierta


Somos la derrota despierta,

el desierto donde inventar

el medir del no tiempo presos.

Somos la voz de la cuneta

lanzando paladas al mar,

la ceguera con los ojos abiertos.

Somos el pueblo embalsamado,

la sombra robada al fantasma,

la muerte que habla de usted.

Sois el reír del sino atascado

en las dunas de la atalaya,

el diluvio nadando en la sed.

La luz vestida de ausencia,

el salmo de memoria, la boca

de la mentira, la saliva

de la garganta en penitencia,

el alud que sepulta la aurora,

la ignominia viviendo su prisa.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .