Publicado en Poemas

Ángeles

Hablamos de una época

en que fuimos ángeles con tarjeta de residencia.

Nos salían pétalos por las mañanas

del solsticio encaramado 

a ojear al amor en las trincheras

de enfrente. Dolía

el sol reflejado soberbio 

en el asfalto y discutíamos las tendencias

de la vanguardia lejana. Nos peinábamos

las alas con la ingenuidad

del becario que aprobó la niñez,

y en los primeros precipicios

los accidentes del volar sin control

ni cruz. Recuerdo

la quevediana sorna ante lo soez

de las españas eternizadas.También

nuestros libros de culto enterrados

hasta el resucitar de septiembre.

Luego, lo habitual,

un hueco en la memoria, alguno

de la pandilla en la ruleta rusa de los esponsales

y coincidir a charlar de los años perdidos

creciendo a toda velocidad, 

de los hijos haciendo de nosotros

acordes al adoctrinamiento de moda,

quizás por el alcohol contar un chiste verde,

convertidos ya irreverentes en nuestros padres,

señal inequívoca de qué nos echó del Cielo.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “Ángeles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .