Zeus


El respirar de los muros, en círculos

sobre la inmortalidad

mientras la cosmogonía acicala

sus pecados, huerfanísimos

de víctimas sesgadas al fátum,

se hace pausado. Amanece

entre los montes sangrantes

un sol arrebatado a la ira. Zeus

disfraza el aire de veranos de lenguas

que llamean bocas impulsivas,

desata a las doncellas y las libera

de decencia. 

En la codicia del hombre cercenado

de pureza está el dueño de los sueños.

Zeus prohíbe los adjetivos vacuos

en los espejos que reflejan el no tiempo,

acto siempre en potencia.

Miles de titanes usan el látigo

de la súplica a la roca sin erosión

posible. El dios de Todo observa

con el mirar de lo Absoluto.

No hay atributos en su levitar,

en su movimiento a todas partes,

en su estática figura mancillada

de versos mortales.

El Monte Olimpo se despereza.

Comenzar de los infinitivos

a robar al deambulante pasajero

de las tragedias diarias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: