Publicado en Naima

Tu mirar terciopelo


La calma del hasta luego

y sus no mirar atrás. La calma

de la luna que refleja 

nuestra niñez de globos que ríen,

del beso del caramelo, de nuestro

abrazar despierto. Unas hadas

vienen, en las barcas guarecidas

del miedo ante tu mirar terciopelo.

Te vas por el río arriba a donde nace

mi tiempo. Con los bolsillos vacíos

de ti, hija de mis albas, camino.

Las aguas son mi vereda, el quejío

de la Verdad, un Naima perenne

que me rebela contra los absolutos

tronos de la realidad en el frente.

Me deshago en papá de ecos,

en papá de cielos por volar…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

5 comentarios sobre “Tu mirar terciopelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .