Publicado en Tiempos del destierro

Avernos


Este silencio que se escapa

a la dictadura

de los pentagramas, es mi eco

con la esperanza cortada a ras.

Mis ojos son avernos, mal pintados

por el caudal de la ceguera.

Debe ser tan de noche de nuevo

que sea guerra lo que respiran

mis manos cuando esperaban

tu cuerpo en soberbia, ira

que hasta a mi fantasma creó

recordándote…

Se me olvida a veces

que el odio me hace más libre,

que las alas te inventé

para mi suerte

al contemplar tu volar

hacia la huida de mi apestosa muerte.

Espejo quedo reflejando tu matar…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .