Publicado en Poemas

El hombre arrinconado


El hombre arrinconado vive en un círculo.

No hay rincón con telarañas.

Nadie da los buenos días ni los exige.

El hombre arrinconado se atreve

de vez en cuando a mirarse las narices

con los mocos parásitos. También

a tocarse el prepucio y sentir escalofríos.

El hombre arrinconado tiene un número

que vale por él mismo en infinidad de sitios

donde velan para que no se pea en público

ni mire las tetas que asomen

desde alguna pubertad dada.

El hombre arrinconado se sabe de memoria

todas las gestas de alguien que no conoce,

y la tabla periódica y lee periódicos

que opinan asertivamente

sobre cosas que no deben existir

y que quedan lejos.

El hombre arrinconado curra

y es feliz porque no vive en un rincón.

Tenemos mucha envidia del hombre

arrinconado.

Anuncios

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

4 comentarios sobre “El hombre arrinconado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.