Publicado en Poemas, Sin categoría

Aplausos y acantilados


Quiero que seas mi costilla,

y que te moldees ya vestida

de aplausos y acantilados

cada mañana, contemplando

mis olas sazonadas de amor

sin aditivos. Los días

son combinaciones de nuestro tú

enamorado de los pétalos,

la fuerza de mis raíces

en la tierra que me abres,

la lluvia que inventemos

mojando la sequedad de los bostezos.

Escondidos entre los volcanes

del deseo adolescente,

en los desiertos la arena de los zapatos,

en las lunas, la más llena,

el guiño de la corriente que arrastra

los recovecos del pasado lejos,

donde nadie imponga barrotes

y la costilla sobreviva a las albas

cuales espejismos,

asustadas de serlo.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

3 comentarios sobre “Aplausos y acantilados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .