Publicado en Imprescindibles, Sin categoría

Neil


El gigante mata a los Davids en traje mormón

y rictus white, red and blue. Su honda

es una Gibson que chirría convulsa.

Tiene al Apocalipsis dando apoyo,

es como un huracán, hombre sureño.

Los espasmos son rock.

Es tan joven como la eternidad.

Vino del país del hielo a hacernos fuego.

Los Davids se escandalizan. Le rezan

a las corbatas. Neil es un bastardo

con el feedback como arma poderosa.

Es mago. En los callejones de la entereza,

sus punteos

despiertan al rock aletargado;

fluyen

las almas al compás de su fiel salmo.

Anuncios

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.