Publicado en Sin categoría, Tiempos del destierro

Olvido alguno


Aquí donde no cabe olvido alguno,

guardián soy de ojos pétreos,

la distancia anulada, el tiempo justo

de la reencarnación en alimaña,

el deseo aplastado cual muñeco

por el tanque de la ira ante la aurora,

los universos abigarrados de sangre

y la muerte lasciva haciendo burla.

Aquí donde te mato sin encabalgamiento

alguno, donde el disparo revive tu dolor

y mi venganza, quedo, a merced de la dicha

del deseo cumplido, de mis colmillos

en acto al fin, atrapado en la regresión

de hacerte polvo que la tormenta ningunee.

Aquí y ahora estás muriendo,

borrada de la libertad de mis manos,

ausente de los versos mediocres

y de los no torcidos, en el desamparo

de caer sin remedio en el trance

de vengar la venganza haciéndome

partícipe de estar para siempre

más que muerto. Sonrío,

y eres tan mortal que no lo entiendes…

 

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “Olvido alguno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .