Publicado en Poemas, Sin categoría

Revancha


Tu fantasma se bebe todos

mis cafés, me maquilla la tristeza

a veces, me perdona la sangre derramada

y la por derramar, me hace el amor

y me viste de tormenta, me aplaude

el odio y lo incita mostrándole

lo inconmensurable que no fue.

Tu fantasma coloca amapolas

marchitas a los pies del ataúd

donde vivo, digo muero, me da

crema en los recuerdos en carne poco

hecha, me sumerge en las aguas

de la tibieza, y sobre todo intenta

tocar mis manos cainitas. Tu fantasma

no recuerda

haberme regalado los puñales

cuyos mangos eran mi mirada.

Sabe que el mar está rodeando,

por aquí, en alguna parte.

Tu fantasma es de mocos verdes

colgando del desasosiego, de levitar

sobre mi fiambre por si obtiene

clemencia. Pero los indultos

son la venganza de la aceptación.

Los muertos no entendemos del mundo

de los vivos…

Tu fantasma huele ya a putrefacto.

Está empezando a caducar. Ojalá

desaparezca rápido. Pone mi conciencia

perdida de sed de revancha…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .