Publicado en Esmeraldas, Sin categoría

Raudo


No muero todos los días como los ríos grandes.

A veces echó a volar en el musitar

de tus nombres. A veces soy tan

inmortal como el verso de sangre.

A veces cortas mis cabezas. A veces

miro atrás salvadas las estatuas

y la sal de los sanlúcares bañados

en infiernos. Hemos recorrido

todos los poemas. No hay trampas

para atraparte en el mía. Eres

un pajarillo aprendiz de medusa.

Tus alas son mi inmortalidad.

Cierra los soles, seré lazarillo

despeñado en los acantilados

del olvido raudo y atroz…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “Raudo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .