Publicado en Naima, Sin categoría

Naima florece


Cuando Naima florece

he matado con saña el invierno

y los infiernos con gafas, y los hechizos

de culebras que disparan de lejos.

La mordaza nos hará libres,

prohibidos los cuartos oscuros,

los ojos desnudos al fin, de la locura

liberados, fascismo de andar por casa

entre demasiados

cristales de pega. Naima sonríe,

ciega a veces, a los monstruos

que de peluche tienen el alma

y quieren las albas obscuras

cuando de la manos somos sol

del verano andaluz, del que quema

las entrañas al traidor y a la duda.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .