Publicado en Otro Yo, Sin categoría

Cuando seamos fantasmas


Cuando ya seamos fantasmas

y aún nos toquemos,

y ya al mirar atrás

la sal de las estatuas sea viento,

juzgaremos el parpadear

de los asesinos por la espalda.

Guardo las quijadas como trofeo,

tú las inundaciones y las arcas

vacías, pero superamos los zurcidos

de biblias vetustas, la tecnología

y la estupidez del Facebook.

Cuando ya seamos fantasmas,

sólo un recuerdo muy por encima,

veremos a la especie humana

metiéndose el dedo en la nariz,

no reflejada en los espejos mas

disfrazada de caínes, de evas

feministas hasta el exorcismo,

evangelistas del todo a cien,

y nosotros en el deseo irremediable

de desear no ser remedio

de paroxismos barrocos,

en la sonrisa que nos amanecerá

más aún si cabe…

Cuando seamos fantasmas ya,

pero todavía enamorados

de la dualidad a la que poder

dar la espalda…

Anuncios

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

4 comentarios sobre “Cuando seamos fantasmas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.