Publicado en La primavera azahar, Sin categoría

Las sevillas que somos


Algún atardecer sobre las colinas

que vigilan el Aljarafe,

Sevilla conspirará para defenestrar

nuestro amor. La envidia crece,

se multiplica como las veces

en que te respiro, como la magia

que crece en las sevillas

que nos cubren la piel, desnudando

nuestro olor a amor sin desgastes.

Asesinarán los azahares, la sensualidad

de La Campana, Las Sierpes y sus escamas,

la sangre de Hércules en la Alameda

arrepentida de realidad. Nuestros

labios volarán ya tan alto

como los versos bordados

en la ciudad del río Betis.

Nos iremos estando en todas partes,

primaveras a punto de salir

entre la niebla del desconcierto.

Azules como el cielo, inmaculados

como los inviernos cortos

de las sevillas que somos existiendo.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “Las sevillas que somos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .