Publicado en Atardeceres multiformes, Sin categoría

Esperanza de domingos


Se ha vestido la esperanza de domingos,

y saluda quinceañero

a los amantes enraizando

con la savia del amor caleado en miel.

En las plazas, batuta en ristre,

el tres por ocho mece el vals

y los pájaros corrigen a Ludwig

los sinsabores de la alegría.

Me has mirado, y cual flor de horizonte

nuevo contemplo las primaveras,

esperanza de domingos en traje azul,

regándonos con la lluvia que no moja.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .