Publicado en Atardeceres multiformes, Sin categoría

Fuimos lluvia


Te encontré en la casualidad de las estrellas

que brillan por instinto. Algunos lobos

aullaban medio en gripe la ausencia de luna,

que envidiosa, se ocultó a espiarnos. Fuimos

lluvia entonces, luego mar y amapolas.

Tendías tanto a infinito que caímos

por los acantilados sin lastimarnos,

con la esperanza recostada en el norte

de nuestros cuatro ojos. Nos esperaba

el tiempo, el espacio se iluminó de nosotros,

Dios se dejó al fin de amenazas; y entonces,

de repente, nos atrevimos a un: “¡hola!”…

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

2 comentarios sobre “Fuimos lluvia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .