Publicado en Bienvenida a las armas, Sin categoría

Sin mareas


Quiseron el mar en calma todo el rato,

sin olas, sin mareas, con sal la justa,

con los barcos meciéndose sin mareos,

sin aventuras por narrar, con las islas

desiertas controladas, sin tormentas

egocéntricas. Quisieron también

las botellas sin mensajes, los tesoros

en sus cuentas suizas, como los relojes

con que medir la tortura, los piratas

al abordaje por encargo, las epopeyas

translúcidas y transoceánicas,

con las sirenas afónicas y escamosa

piel que sobar impunes y lascivos,

y quisieron que no creyéramos

que la fantasía iba a estar de nuestro

lado en el fondo de su culpa.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

6 comentarios sobre “Sin mareas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .