Publicado en Poemas, Sin categoría

Güisqui


Se me ha sentado el desamor
al otro lado de la barra.
Llevábamos tiempo sin hablar,
pero vestido de melancolía
como hoy, le invito a olvidar.
Él sí me tutea, yo otra vez no,
pretendiendo que sea desconocido,
pero conozco sus gestos, su soberbia.
Me pregunta por inercia, con pausas
y tempos justos y noches sin días,
y maremotos en el güisqui, y tú sin mí.
Sabe las respuestas, adivina
mis batallas por perder todavía,
o siempre, y se excusa para ir
al lavabo, y ya no vuelve,
atiende a otros clientes con el rostro
atrapado en los mismos empachos
de soledad abusadora. Y el vivir
se queja de la cojera, achaques
varios. Y el barman va buscando
el elixir que nos emborrache, sentado
en su podium de confesor.

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

4 comentarios sobre “Güisqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .