Publicado en La voz de tus infiernos, Sin categoría

De repente


Te has callado de repente,

con el aliento oliendo a tormenta;

el calor estrujando a las chicharras,

los pájaros desperezados al sol

tras trinos aún perezosos.

Recuerdos de tu voz:

en las noches de grillos,

nerviosos en las aceras

de la vida,

en el éxtasis

de ser mía enterrados

bajo sábanas imperiales

de un blanco sin mácula.

la bondad de tus silencios,

como el David más sabio,

equilibra las reencarnaciones

en nuestros sueños coloridos

de perennes veranos.

Amo, luego existo.

Anuncios

Autor:

Músico a medias, escritor también, quizás demasiado ingenuo y extremadamente gruñón para lo que debe ser la tábula rasa a la que se supone que debe aspirar el ciudadano medio. Revolución Francesa en todos sus actos inmortales, siendo la inmortalidad un tema bastante alejado de la masa encéfala que no sabe amar con todas sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.